OPINIÓN

Noticia

Los feos terminan siendo siempre villanos

Por: Sebastián Téllez Cárdenas @Popopowerranger @sebastiantellezcardenas
 
Supongo que de pequeños eran de esos chicos que pasan desapercibidos en los descansos del colegio, llevaban jugo de guayaba y sándwich de queso para el recreo y les daba mucha envidia ver cómo a los demás les enviaban tremendo banquete desde la casa para llenar el estómago. Creo que eran de esos chicos que repitieron tercero de primaria porque eran unas joyitas con los más ‘peques’ del salón. De jóvenes siempre le cayeron a la nena que todos quería sacar al cine, pero ella, obviamente, siempre se fue con el bonito de la clase.
 
Pero como no todo es color de rosa, ellos, los feos, melancólicos y tristes villanos han sido condenados al rechazo, nunca tuvieron los cuadritos en el abdomen y menos los bíceps en los brazos, tal vez tienen bozo y son uniceja, ¿quién sabe? Les da pena hablar en público, son vírgenes, su mayor farra era el cumpleaños de la tía y no trabajaron más allá de un call center. Pero a pesar de ello, ya finalizando la película, admiré el valor del villano por su sed de ganar, por querer aniquilar al héroe, por su resistencia a lo bonito y a lo estéticamente correcto, a su oposición frente a esa mal llamada justicia, ¿por qué el bonito triunfaba, mientras el feo era el exiliado? Admiraba sus risas malvadas porque a pesar de todo, nunca renunciaron.
 
Si hay algún valor que debemos rescatar de los villanos es su resistencia y su amor por el trabajo, nunca negaron su sed por ser el protagonista de su cómic,
lograron poner de cabeza el mundo cuando el héroe no apareció, provocaron miedo y fueron tendencia, ellos lo lograron. No olvidemos que no habría una buena historia de súper héroes sin su eterno Némesis y que ellos, al igual que los otros, aunque tristes y feos, nunca se dieron por vencidos.
Noticia

Mis villanos, para nada favoritos, pero necesarios

Por: Daniel Felipe Mejía Alarcón
 
 
Como en cualquier historia siempre existirá un personaje principal, aquel que es bueno y agradable con todos a su alrededor. ¿Pero qué sería de este sujeto sin uno o varios villanos que traten de hacer su vida difícil?
 
A diferencia de los villanos que vemos en los cómics, películas e historietas, los villanos de la vida real suelen ser más comunes de lo que uno se imagina. Aquí le contaré algunos con los que usted tal vez se ha cruzado en algún momento de su vida.
 
Los Ex: 
 
De los más temidos, malvados y crueles a la hora de atacar al protagonista de la historia. Es muy frecuente verlos, ya que se encuentran en todas las relaciones amorosas y por su papel, suelen ser de los más difíciles de combatir. Tienen el poder de atormentar, desequilibrar y fastidiar la estabilidad de su ex pareja de una manera fácil y eficiente. 
 
Aunque no todos los ex son un villano, siempre existirá a lo largo de su vida amorosa una persona que, al cortar la relación, decidirá molestar, stalkear, dañar los cuentos que usted tenga y hasta rogar su amor por medio de escritos y post con indirectas. Sin embargo, como todo en la vida, hay un lado bueno en las cosas y no es la excepción con estos personajes, teniendo en cuenta que fueron la estabilidad,  el compromiso y el amor de la vida de alguien. 
 
Los suegros:
 
A pesar de no ser los villanos más presentes en las relaciones amorosas, es importante fijarse que en algún noviazgo siempre existieron estos personajes que trataron a toda costa de hacerle el feo a uno, ya fuera por el estilo de vestir, por la forma de actuar, por su formación académica o simplemente por la poca química que se generó desde el comienzo. Son temidos por su cuestionario a la hora de entablar la primera charla y más aún si se lleva poco tiempo de salir con su hijo/a.
 
El ser cautelosos, detallistas y en algunos casos fingir empatía,  han desarrollado un sexto sentido en ellos, una especie de  instinto de protección que puede contarse como poder y que funciona para alejar a las malas influencias de sus hijos. No obstante, si usted no se ha topado con estos villanos, pídale a la Virgencita de Guadalupe que lo proteja y no lo deje caer en manos de suegros antagonistas.
 
Los mejores amigos de la pareja:
 
Mantienen un perfil bajo, discreto y relevante durante las relaciones amorosas, teniendo en cuenta que son fundamentales en la vida de nuestra pareja. Son villanos pasivos, controlados, celosos y siempre se convertirán en una cajita de sorpresas. Si bien es cierto, no es válido generalizar, pero tanto usted como yo, sabemos que con cada persona que buscamos una relación estable, siempre existirá un/a mejor amigo/a que estará pendiente de apoyar o fracturar cualquier vínculo o compromiso. A pesar de no estar presentes en cada momento de la relación, el poder de persuasión que tienen sobre nuestra pareja es inmenso, es decir, cualquier consejo u opinión que den a su amigo será de gran importancia a la hora de tomar una decisión. Al final, ¿qué sería de una relación sin esos mejores amigos que prestan el hombro para llorar?
 
Estos villanos sin lugar a dudas son los más recurrentes en las relaciones y a pesar de no ser los sujetos favoritos de nadie, son necesarios a lo largo de una relación sentimental ya que cargan un valor agregado desde antes de comenzar un compromiso con esa persona que elegimos; haga de cuenta que adquirió una promoción 3x1.
Noticia

Chris e Ian, dos vidas con un mismo final

No han pasado 24 horas y todavía siento en el alma la primera vez que escuché la noticia sobre el fallecimiento de Chris Cornell, aquel pionero del Grunge, considerado por la revista Hit Parade como la cuarta mejor voz de la historia del hard rock y el vocalista que miles de fans idolatrábamos. Nunca pensé que el deceso de alguien tan grande podría llegar de esta manera, pues aunque el Universo Rock, se mueve por los excesos en diferentes facetas, siempre pensé que Cornell terminaría su vida siendo ovacionado por lo alto, y bueno… sí, Chris murió después de un concierto en Detroit. ¿Pero por qué, Chris, por qué?
 
He estado escuchando diferentes noticias acerca de la muerte de uno de los más grandes. Hay diversas versiones de qué fue lo que sucedió antes de su deceso, lo que muchos no saben de Chris, es que era un seguidor de Ian Curtis, vocalista de la mítica banda de los años 70, exactamente de 1976, Joy Division. Curtis, junto a Bernard Sumner, Peter Hook y Stephen Morris, eran los reyes del post punk inglés.
 
¿Qué tiene que ver Curtis con Cornell? Además de que Chris era seguidor de Curtis y compartían una pasión, Ian también se suicidó, su muerte fue a los 23 años el 18 de mayo de 1980, aunque el cuerpo de Chris fue hallado el 18, expertos aseguran que su último adiós fue en la noche del 17 de mayo, un día antes que su ídolo Ian Curtis, otros afirman que todo estaba planeado para morir el mismo día que el vocalista de Joy Division. Curioso ¿no?, pero eso no es todo.
 
La música no era lo único que tenían en común, pues los dos murieron ahorcados. Presuntamente, a los 53 años Chris estaba cansado de su vida, por lo que al mejor estilo de su ídolo decidió acabar con más de tres décadas de carrera musical, en donde sus mayores triunfos los consiguió con Soundgarden y Audioslave. No se sabe exactamente cuáles fueron los pasos para el deceso de Chris, pero respecto a Ian, hizo todo un ritual, primero se tomó una jarra de café, luego una botella de whiskey, posteriormente vio la película alemana Stroszek, al final se colgó en una cuerda para tender la ropa. Chris fue encontrado en el baño, así que posiblemente siguió los pasos de Curtis.
 
Para finalizar... la película Stroszek de 1977 trata sobre Bruno Stroszek, un artista que sale de las calles de Berlín para intentar sobresalir en la música; sin embargo, las cosas no acaban como deseaba y termina suicidándose. 
 
Puede que aún desconozcamos las razones por las que Chris Cornell decidió acabar con su vida, pero si hay algo cierto, es que nos dejó un gran legado. ¡Gracias, Chris!. 
 
Noticia

DOBLE U

En un mundo gobernado por los geeks se establecería un nuevo lenguaje, promovido por aquellos personajes de culto al mejor estilo de Star Wars. Considerando que todo cambiaría, en Mallpocket nos dimos a la tarea de preguntarle a nuestros lectores cuál sería ese piropo geek que usarían para ganarse a la princesa Leia de su corazón. Este fue el resultado:
 
andres_incroma
 
Tus besos son mis semillas del ermitaño.
 
Carolina Moreno
 
Juntos somos como un procesador de doble núcleo.
 
castiblancodav
 
Quedarme en un bar actuando que arrojo flechas con un arco y que alguien se acerque y me pregunte: "¿Eres cupido lanzando flechas de amor?", a lo que yo responderé: "No... soy Legolas matando orcos". 
 
Daniel Burgos Sarmiento
 
Mi RAM se pone lenta de la cantidad de procesos que siento por ti.
 
George Vega
 
Mi amor, te regalaría la luna pero no tengo el link.
 
Jaime Hernando Valbuena
 
Ni el imperio de Palpatine podría detener esta revolución que causaste en mi corazón.
 
manuelgrafico
 
En la colección de mis pensamientos eres la edición especial con serial 01 de 250 en empaque de lujo, con accesorio inédito y autentificado por el fabricante de mis sueños.
 
Marcela Rodríguez
 
Seguramente tienes un nivel de midiclorianos elevado.
 
Tomas Guti
 
Si me dejas hago Alt-F4 a mi vida.
Noticia

El dilema de las cajas

Por: Ivan Marín 
 
Siempre se ha dicho que DC y Marvel son los bandos que dividen al universo geek, puede ser, pero el mundo de los coleccionistas tiene otra división: los que sacan sus artículos de la caja, y los que no. Orgullosamente pertenezco a los primeros y me desconciertan los segundos. Aunque en teoría nos gusta lo mismo, en la práctica resulta muy distinto. Lo pondré de esta forma: a ambos nos fascina el sexo, pero unos lo practicamos a nivel físico, otros lo prefieren telefónico.
 
Tengo amigos dueños de enormes colecciones, fue esta afición la que nos unió; pero un considerable número de ellos conserva sus piezas en las cajas, es esta característica la que nos separa. Cuando voy a sus casas y veo todos esos juguetes de la misma forma que lucían en la tienda, me siento entrando a un local de San Andresito, todo parece intacto para la venta, incluso ellos mismos se ufanan con el argumento: “Si lo sacas de la caja pierde su valor”. Yo los saco de sus cajas porque me importa un carajo cuánto queden costando una vez los haya destapado, una colección personal es algo que no debería ser considerado por su valor a futuro, para eso mejor invirtamos en finca raíz. Que alguien compre un apartamento pensando en cuánto le ganará al cabo de unos años, es un negocio. Si aplicas la misma filosofía a tus cómics, estatuas, figuras de acción, etc, eres un inversionista, no un coleccionista. De mi colección tan sólo me preocupa el qué será de ella después de mí, ¿y cómo enfrento dicha preocupación?, convirtiendo dichas posesiones en herencia verdadera, haciéndolas para mis hijos algo valioso, no por su precio, sino por las mismas razones que lo son para su padre. Amo el olor de un juguete cuando se destapa, amo sentirlo, apreciar sus detalles, sostenerlo en mis manos, darle vida acomodándolo en posiciones imponentes o divertidas, tomarles fotos y crearles un álbum, divertirme con ellos no solo al momento de adquirirlos. Odio verlos en esa rígida posición eterna donde parecen un dibujo para clases de anatomía humana. La caja es una tumba, y como tal, al estar en ella, descansan en paz, destaparlos es hacer que se levanten de entre los muertos y sean eternos de acuerdo a cómo los cuidemos. Tener una figura de acción y no sacarla de su caja es tener un automóvil lujoso y nunca conducirlo, es comprar un libro y jamás leerlo, es tener una novia hermosa y nunca desnudarla… Es tenerla como Nacho Vidal y solo usarla para orinar… Ok, lo admito, esta última comparación no aplica, pero fue divertida.
 
Yo veo a los juguetes como me los mostró Toy Story. Me gusta soñar con que a media noche, cuando nadie las ve, todas mis figuras descienden de las repisas en que reposan, y juegan, y son felices. Un juguete en una caja está condenado a un eterno encierro, son juguetes tristes, son el niño que castigado en casa se limitaba a ver desde su ventana cómo los demás jugaban. El juguete en la tienda es la mascota en espera de una familia que la adopte, cuando alguien lo compra, el juguete sonríe, halla un hogar, o eso cree, porque llega a la nueva casa, pero su vida no cambia en nada, seguirá encadenado a una caja.
 
Los coleccionistas, todos, sufrimos el pecado de la avaricia, siempre queremos más, jamás tendremos esa figura que nos haga decir: “Ya no compro más, esta es la definitiva”. Pero tener cosas en caja, por más bellas y geeks que sean, tarde o temprano te llevarán a protagonizar un capítulo del programa Acumuladores compulsivos. Quienes sí las destapamos, contamos con mayor espacio, la gente puede llegar, acercarse a los juguetes y contemplarlos, es un museo lo que estamos creando.
 
Por supuesto no pretendo cambiar la mentalidad de los Toy Box Boys, siempre nos miraremos desde distinta orilla, lo importante es disfrutar el sonido que arrastra el río. A los dos nos gusta el fútbol, pero a cada quien distinto equipo, lo importante es gozar el partido y salir abrazados del estadio hayamos ganado o perdido. Por eso mi más preciada colección sigue siendo la de amigos, los colecciono de todo tipo; tengo los que piensan como yo, y tengo los que piensan distinto, me divierto igual con ambos, aunque en casa de algunos me sienta como en local de San Andresito.
Noticia

Geek al desnudo

Por: Tomás Niño Paredes @tomaco2000
 
Perseguidos y señalados, ese ha sido el camino de los intelectuales. Desde Galileo Galilei, hasta el compañero del colegio que usaba gafas bifocales y era el más entusiasta por las ciencias naturales o la literatura, fueron personajes que vivieron detrás de un dedo, castigados por ser diferentes y tener una concepción del mundo distinta, pero esto ha terminado, los geeks han tomado
el control… ¿será así?
 
Es posible, pero antes de ir a ese gran debate hay muchos puntos que tenemos que dejar claros. El primero es ¿qué es un geek? Mi generación comenzó a “apuntar”, por no decir matonear, a estos personajes con la palabra “nerdo”, un anglicismo procedente de la palabra nerd, la cual cargaba un contenido peyorativo, vomitivo y envidioso, que hacía referencia a una persona con intereses particulares, con una pasión única por el conocimiento y con ciertas debilidades por las relaciones interpersonales. Entender el señalamiento, es darse cuenta de por qué estamos como estamos.
 
Años después llegaría “ñoño”, no el personaje del Chavo sino un grupo de personas acusadas de lo mismo, ser diferentes. De acuerdo a la Real Academia Española, ñoño es un adjetivo que hace referencia a una persona de poca sustancia, alguien apocado y de corto ingenio. Extraño ¿verdad? Los ñoños usualmente fueron los más creativos, abstraídos por realidades fantásticas, que
replanteaban los significados de estar en este planeta llamado Tierra. No quiero ser el defensor del consumidor, simplemente estoy referenciando realidades para 
desnudar al geek, es decir, mostrar su camino a la fama.
 
Durante muchos años los que “mandaron” en este universo durante tiempos de gestación colegial y universitaria, adolescencia y adultez temprana, fueron los cool, las personas atraídas por la levedad, la exhibición y lo simple: los montadores o bien llamados “matoneadores” hoy en día. Como si fueran unas copias falsas de James Dean en Rebelde sin causa (Nicholas Ray - 1955),
muchos jóvenes se dieron a la tarea de hacerle la vida imposible a los que tenían otros intereses.
 
No piensen que me estoy yendo por la vía de los malos buscando rating, como si estuviera escribiendo una serie de “Po-peye” y no precisamente el marino. Referencio a estos personajes porque es necesario tener claro los “antagonistas” en las historias, así todo se clarifica. Eso sí, no quiero crear polarización con lo que digo, por eso tienen que leer hasta el final del artículo para que lo entiendan.
 
La supremacía, por no decir hegemonía, en términos sociales de estas estrellas desconocidas era evidente, pero siempre han existido excepciones y si estas excepciones son populares o están relacionadas con personas que gozan de reconocimiento mediático, mucho mejor, así que nombremos algunas. 
 
Pensemos en John Forbes Nash y para que lo recuerden más rápido, ubíquense en la película Una Mente Brillante (Ron Howard - 2001). A pesar de las múltiples críticas negativas del film por varios o muchos datos erróneos del protagonista (la película estuvo basada en la vida real de J.F Nash), la peli demuestra mi punto: una persona inteligente se puede quedarcon la más guapa y, además, ser reconocida. Reducir la vida del ganador de un premio Nobel de la Economía de esta manera, es blasfemo por no decir más; sin embargo, lo hago con un sentido, y es el demostrar que, a pesar de la presión y el señalamiento, el hombre fue diagnosticado de esquizofrenia, sobresalir es posible.
 
Hay múltiples tipos de personalidades alrededor de lo “geek” y al igual, maneras de llevar pasiones e intereses. Quentin Tarantino, el director de Reservoir Dogs, Pulp Fiction, Kill Bill, Unglorious Bastards y The Hatefull Eight, fue un obsesivo. Este hombre es la mezcla entre un geek, o, “connoisseur” para no herir sensibilidades, y un “badass” ¿por qué? Se dice que cuando trabajaba en la tienda de video, es LA porque ahí aprendió todo según él, golpeó a un cliente por no querer pagar una deuda; lo que no sabemos es cuántos años tenía el cliente. De igual forma, muchos directores han confesado que tener una cena con Tarantino es agobiante. Su único tema de conversación es el cine, así que no hay mucha opción para hablar sobre otro tipo de preocupaciones.
 
No quiero parecer excluyente, pero son muchos casos similares a los mencionados anteriormente: Bill Gates, Steve Jobs, Woody Allen, Thom Yorke, Rivers Cuomo, Mark Zuckerberg, Shawn Fanning, y un sin fin de nombres que me hacen parecer como el mayor desconocedor de aquellos que han triunfado
tras la opresión del mundo. Y créanme, no soy ni montador, ni geek, soy una agua tibia que fácilmente podría estar en medio de un Termal de Manizales, por no decir cualquier ciudad.
 
Bueno, mucha agua ha pasado bajo el puente y nada que llegamos a lo geek, pensarán. Pues les cuento que ya hemos llegado. Para mí los geek son una salvación del planeta, no lo digo por su inteligencia, lo digo por la pasión, la única esperanza de la humanidad. Qué grato que es encontrarse con personas que tienen intereses particulares y sin el ánimo de ser estrellas, se zambullen en él. Aquí no falta el que dice ser el mayor conocedor de Star Wars, pues no me refiero a él. Hablo del entusiasta, del que puede hablar día y noche del mismo tema
con amor y cariño, sin ganas de lucirse.
 
Por esa razón no hay geeks de reguetón ¿o ustedes conocen alguno? ¿Se lo imaginan? Serían reguetonólogos con anhelos de fama, codicia por el dinero y el
poder, qué horror. Dejemos esa espantosa imagen atrás y sigamos por nuestra vía. Los geeks, en cierta forma, han revaluado el imaginario del conocimiento,
en una sociedad que lo único que quiere es perreo intenso (perdón por mis repetitivas alusiones al reguetón).
 
De aquí llegamos a una nueva pregunta y es en qué momento los geeks comenzaron a gozar de una posición diferente, tal vez más valorada y se alejaron
de los nerds o de los ñoños. Decir que la frase anterior es completamente cierta, sería confesar que mienten las mentiras; de igual forma, hay rasgos de verdad
en ello.
 
El poder es un factor determinante en nuestro universo, especialmente para figurar, para “ser”, esto es escatología pura y así sea desalentador y triste, es cierto. De un momento a otro Palo Alto, en California, comenzó cada vez a sonar más duro, los Zuckerbergs empezaron a mover masas y las herencias dejadas por otros intelectuales, ganaron relevancia. Las bambalinas se abrieron y los que quedaron en el frontline, fueron los geeks, a quienes por default se les dio la bienvenida con una ovación.
 
De repente la nostalgia estaba de moda, las gafas sin lentes se impusieron como tendencia y fueron símbolo de “conocimiento”; las series de niños curiosos, enamorados por los juegos y llevados por la imaginación, llegaron al rooftop de los ranking. En definitiva un cúmulo de situaciones y movimientos sociales le dieron valor al pensamiento y como maniquís, estaban los geeks. No desvirtúo en ningún punto el valor de su esencia, desvirtúo el cómo terminaron ganando su protagonismo: moda.
 
De la manera que haya sido, los geeks han conseguido su lugar, han movido la pirámide social para subir muchos escalones. En este momento se encuentran
al desnudo, expuestos, visibles y empoderados. Tal vez no gobiernan el mundo, pero sí están dentro de esferas importantes. Espero que no se conviertan en los nuevos matoneadores porque si eso llega a suceder, estamos jodidos.
Noticia

No soy un geek

Por: Tomás Niño Paredes @tomaco2000
 
No piensen que esta es una carta abierta en donde me opongo directamente a la redacción de la revista por la temática de esta edición… No lo es, créanme. Simplemente comienzo esta editorial poniendo todas mis armas en el suelo, haciendo algo que a pesar de que se crea un comportamiento natural, es muy geek y es el ser honesto. Con esto tampoco quiero parecer un lame botas, que solo piensa en ganar lectores, seguidores y abrirse un espacio en la ola cool del momento, alabando a los geek, no es así.
 
No hay nada más único que un geek detrás de su objeto de deseo. Es decir, un sujeto parado leyendo sus cómics favoritos, viendo una serie animada que se ha repetido 40 veces o una persona observando el cielo, especulando sobre teorías conspirativas que hablan sobre el fin del mundo. Los geeks son frenteros, inceros y hasta políticamente correctos: hacemos lo que queremos ¿y qué?
 
Por su puesto, ese ¿y qué? es replicado por millones de “matoneadores” que están encima de ellos diciéndoles que no les gusta lo que hacen, porque no lo entienden ¿o no es así? Y aunque los geek algunas veces corran por miedo, eso no les quita lo valientes. Tener las pelotas de no querer “encajar” en una sociedad establecida, es muy punkero.
 
A pesar de que hoy en día exista un universo, oculto para muchos, que alberga a estos personajes, el planeta sigue sin entenderlos muy bien. Si tiene 30 ¿por qué sigue viendo anime? Ese joven lleva en la universidad dos años y nada que deja de jugar videojuegos, ni tiene una noviecita, hay que llevarlo al psicólogo. ¿Por qué mi hija se viste de marinera japonesa? A esa edad yo ya tenía tres hijos. El
bullying empieza desde casa.
 
Creo que es “normal” que lo diferente distancie, así somos los humanos; sin embargo, pienso ¿por qué aceptamos al pseudo intelectual? Ese personaje de cuello tortuga, voz gruesa y soberbia, que habla como si tuviera las respuestas a todas las incógnitas del mundo. O ¿a ese político sabelotodo? Que termina acabando con el planeta y se parece tanto a Sauron. Puede que sea un tema de
imagen y poder, por eso me gusta tanto el personaje de Eugene Porter, The Walking Dead, pero no me quiero desviar del tema. Mi recomendación es: no confíen en este tipo de sujetos, terminarán poniéndoles una trampa.
 
En este punto muchos no geek estarán peleando en sus cabezas diciendo “ah claro, todos los geek son buenos”. NO, tampoco es así. Hay muchos exagerados, pedantes, mentirosos y aburridores, tanto dentro de su universo, como fuera. Pero ¿en qué grupo social no pasa eso? En todos.
 
Teniendo claros los blancos, negros y grises geeks, les confesamos que en MALLPOCKET quisimos hacerle un homenaje a este cosmos del conocimiento fanático. Nos dimos gusto con su pasión y nos untamos de su encanto. Y a los que no son geeks, tranquilos, para ustedes también hay. Compruébenlo. 
Noticia

¿Qué pasaría si Colombia fuera la sede de la Real Academia de la Lengua?

Por Diego Alarcón
 
La mala ortografía y la pésima gramática se habían hecho virales en las redes sociales, el inglés invadía el mundo y en España, la crisis amenazaba con quitarle los últimos recursos a la Real Academia de la Lengua Española (RAE). El señor Darío Villanueva, director de la RAE decidió trasladar la institución a un país que le diera un nuevo aire al idioma, que despertara otra vez el interés de los hispanoparlantes y, sobre todo, que le resultara ‘sexy’ al público millennial, al que pocas cosas le importan en la vida.
 
 Después de mucho pensarlo, Villanueva y su equipo escogieron a Colombia y comenzaron por pedirle a los colombianos que dejaran de creer que eran el país con el mejor español del mundo, y aclararles que la razón principal por la que los eligieron estuvo en los buenos precios de los lotes en Mosquera para levantar un nuevo edificio, muy cerca de donde va a llegar el metro de Peñalosa. 
 
No obstante, el desembarco de la RAE en nuestro país desató también un sinnúmero de reacciones inesperadas, que dejaron sin palabras –vaya paradoja– a los más altos representantes de nuestra lengua. Una de las más sonadas vino del colectivo “Gente Divinamente”, que expresó su preocupación de que el calificativo ‘Real’ de la Academia fuera a perder vigencia en un país sin monarquía. Los López, los Santos, los Lleras, los Sanín, entre otras prestantes familias, se ofrecieron voluntariamente para conformar la realeza colombiana; sin embargo, su motivación se vino al piso cuando supieron que debían trastearse hacia Mosquera, donde la oferta gastronómica es muy reducida. “Es que allá no saben qué es un brunch”, se quejó un miembro de la organización.
 
 Otra de las controversias que la mudanza tuvo que superar surgió de los reclamos de los compositores de reguetón, en especial los de Medellín, quienes en principio vieron la llegada de la RAE como una amenaza en su proyecto de consolidar a la ciudad como la capital mundial del género. Eran bien sabidas las reservas de la Academia con sus líricas, en especial después de que Nicky Jam lanzara su éxito ‘Hasta el amanecer’, en cuya letra tutea y ustea indiscriminada e impunemente. (“Como tú te llamas, yo no sé, de donde llegaste ni pregunté, lo único que sé es que quiero con usted…”).
 
 Después de varias reuniones entre músicos y notables del idioma, la polémica se saldó cuando la RAE ofreció seminarios gratuitos de gramática para artistas por todo el país. Los agradecieron también los vallenateros de la Costa, quienes están por aprender que al conjugar los verbos en pasado y en segunda persona singular, la ‘s’ no es necesaria. Así que expresiones como “me olvidastes”, “me traicionastes” y “jugastes conmigo”, pronto dejarán de existir.
 
 Hoy Villanueva dice que recibe esta nueva etapa de la Real Academia con mucho entusiasmo y que frente a sus ojos se dibuja un reto interesante, pues Colombia es un país que habla muy mal. Anticipa que sus próximos blancos serán los futbolistas y periodistas, a quienes les cuesta mucho saber cuándo usar un “que” y un “de que” correctamente. A ellos se dedicará después de cumplir la que él ha descrito como su misión prioritaria: “Casi me voy de para atrás cuando oí la palabra ‘gonorrea’ por fuera del contexto médico. En Colombia intervenir esto es más urgente que la paz”
 
Noticia

Qué pasaría si...

Por Eliana Samacá 
 
Diálogo con filtro
-Mapi, yo te amo, nunca te voy a dejar de amar, pero es que ya no estoy enamorado de ti. Si me amas lo mejor es que me dejes ser feliz. Obvio no es que quiera estar con alguien más.
 
-Juanca, cómo me vas a dejar, si hay amor todo se puede, yo te amo. Piénsalo, tómate un tiempo.
 
Diálogo sin filtro 
-María Paula, la verdad es que me aburrí de esto, de lo mismo, y pues hay una vieja de mi clase de Constitución, que está re buena, me habla por chat y está insistiendo, la verdad es que quiero salir con ella desde hace como un mes y no sabía cómo decirte que se acabó.
 
-Idiota, después de todo este tiempo me sale con esa estupidez, fijo debe ser una guisa asquerosa de esas que le gustan, una bendecida y afortunada. Por qué no espera por lo menos que a mí me caiga otro que también me guste, como para no quedarme sola.
 
Los seres humanos estamos llenos de filtros, dependiendo de las situaciones nos ponemos el que mejor se ajuste, a veces usamos el amable, el lambón, el responsable, el querido, el educado y así vamos por la vida aparentando ser, con máscaras que ocultan lo que realmente somos, que silencian nuestros pensamientos, que impiden que nuestro verdadero yo sea revelado. Pero, ¿qué pasaría si viviéramos una vida sin filtro, si dijéramos literalmente lo que pensamos sin ningún tipo de autocensura, sin importar lo que los demás opinen?
 
Unos dirán que sería lo máximo, la hipocresía no estaría a la orden del día, todos muy sinceros; para otros sería terrible, quizá porque expresar lo que sienten sin filtro y decir lo que quieren realmente, ocasionaría graves problemas de convivencia, tal vez no nos soportaríamos los unos a los otros.
 
Si no tuviéramos filtro en la vida seríamos como el ello que plantea Freud en su teoría de psicoanálisis, le daríamos rienda suelta a nuestras pulsiones y deseos, no solo en asuntos libidinosos, tranquilitos, sería en todo. Un ejercicio diferente a la realidad porque como estamos acostumbrados a decir lo que no sentimos, hacemos lo que no queremos y fingimos ser quienes no somos, convirtiéndonos en un ideal de lo que deberíamos ser pero que a su vez es falso.
 
Han pensado cómo sería decir las cosas como son, por ejemplo en la universidad, si no hicimos el trabajo por andar de “arrunchis” con la pareja de momento, le diríamos al profesor, no hice el trabajo porque andaba dándole amor a mi novi@, o la verdad es que esta clase me importa tres. Los manes le caerían de frente a cada vieja que les va gustando, en el pasillo, en las escaleras, en el ascensor, en la cafetería; las miraditas que no sirven para nada estarían mandadas a recoger. Y las mujeres dejarían atrás esa creencia de “es que hay que hacerse desear”, sencillo si les gusta un tipo de la clase le dirían de frente.
 
En el levante eso de andar stalkeando pasaría de moda, buscaríamos a esa persona que nos gusta y le diríamos de frente "es que yo lo o la quiero para esto y esto y esto", seguramente habría menos corazones rotos, se los aseguro, menos viejas resentidas diciendo: “es que solo me quería hacer la vuelta y para eso me tuvo que presentar hasta a la mamá, todos son iguales”. Y menos tipos diciendo: “todas son unas vagabundas interesadas”. En un mundo sin filtros cada quien mostraría sus verdaderas intenciones desde el principio, sería como firmar un contrato implícito con todo lo que sabe que se le va a venir pierna arriba.
 
No tendríamos amigos por interés, o si los tenemos ellos lo sabrían, no sería necesario todo el preámbulo de: "Y qué más, por qué tan perdido", cuándo nos vemos y el tan esperado, "es que necesito un favor". Sería tan simple como decir: "hola necesito tal y tal cosa para este día, me puede ayudar sí o no, y no le voy a dar nada a cambio".
 
Si fuéramos como realmente somos los pobres papás dejarían de vivir engañados con que sus hijos son unos santos, que se la pasan estudiando y haciendo trabajo de campo, porque lo que ellos no saben es que el trabajo de campo es en la tiendita que queda cerca a la u y discuten de las “cosas trascendentales de la carrera” mientras se toman unas polas, seguramente si los chinos les dijeran a sus progenitores que van todos los viernes a chupar, les ampliarían el presupuesto para que disfrutaran como se merece. Las mamás le hablarían más a sus hijas de métodos anticonceptivos, por aquello de no querer ser abuelas jóvenes, las llevarían de la manita a planificar sin vergüenza.
 
Las reuniones familiares serían un encuentro de guerra a muerte, todos sacándose los trapitos al sol, algo así como cuando se pasan de tragos, la sinceridad sería lo común; entonces no tendríamos que sonreírle a esa tía criticona que nadie aguanta, le cantaríamos las verdades en la cara, iríamos vestidos como se nos diera la gana, porque a fin de cuentas no nos importa el qué dirán, o hasta no sería una guerra al no tener filtro nos acostumbraríamos y la sinceridad haría parte del día a día. 
 
Los matrimonios que permanecen dizque por el bien de los hijos así no haya amor, estarían erradicados. Porque si al esposo le gusta otra vieja, le diría a su mujer en la cara: "usted me gustaba cuando era joven, ahora está gorda y no sabe más que echar cantaleta, mientras que la recepcionista de la oficina es más joven que usted, me quiere por la plata, pero no me importa". Y las esposas no tendrían por qué aguantarse un tipo que es cero detallista, que no se preocupa por nadie más que por él, no tendrían miedo a separarse y por qué no, a salir con alguien más, a darse una nueva oportunidad, una dosis de colágeno, sin importar qué va a decir la familia. 
 
Y a la hora de enfrentar la vida laboral, no tendríamos problema en decirles a las empresas que ofrecen trabajos de freelance con condiciones de esclavos que son unos estafadores, y rechazar la propuesta. O el día que renunciáramos no solo diríamos que gracias por todo, aprendí mucho, sino que le cantaríamos la tabla a todo el mundo sin temor a que después no nos dieran una carta de recomendación.
 
 Si viviéramos una vida sin filtro, ahora sí todos seríamos únicos y auténticos, porque nuestro verdadero ser quedaría a la luz, nos aceptarían o rechazarían por lo que somos, las mentiras no tendrían cabida y la sinceridad sería nuestro estado permanente.
 
Noticia

DOBLEU

Vivimos en un constante ¿qué pasaría si…? No podemos negar que nos hemos hecho esa pregunta en diferentes situaciones de la vida, qué pasaría si hubiera estudiado otra cosa, qué pasaría si fuera rico, quépasaría si no hubiera sido colombiano. Por eso le preguntamos a nuestros lectores en redes sociales ¿Qué
pasaría si llegaran Aliens a nuestro planeta?, y aquí están las ocurrentes respuestas:
 
Alexandra Pedraza
 
¡Creo que deberíamos afianzar nuestras relaciones diplomáticas!
 
Andescribe
 
¿Y si no nos hacen favores sino que nos matan a todos con sus rayos láser?
 
Daniela Franco
 
¡Sería el primer encuentro entre civilizaciones de toda nuestra galaxia!
 
@DannySanchezG
 
Les pongo esta canción y los saco a bailar. (Gogol Bordello - Pala Tute)
 
Faber Burgos Sarmiento
 
Si llegan los Aliens a la tierra todos tendríamos sondas de T.V en las tapas.
 
María Bautista
 
Yo creo que saldría corriendo, es lo mejor que hago cuando algo malo pasa, correr.
 
@milenita8912
 
Definitivo, nos eliminarían, aunque nosotros mismos ya lo estamos haciendo.
 
Myremz 
La ciudad de Bogotá sería un caos, todo el mundo pidiendo que lo lleven a un "lugar mejor". Yo robaría un carrito para recoger perritos y vivir feliz donde quiera que termine.
 
@PipeRuizC
 
Vienen, se ríen de nosotros, nos toman una foto y se van sin hablarnos; definitivamente.
Noticia

Calle del ocaso

Por: Tomás Niño Paredes @tomaco2000
 
Qué pasaría si estuviera escribiendo este artículo desde el más allá. Como si fuera Joe Gillis (William Holden) en Sunset Boulevard de Billy Wilder. Un muerto con la capacidad de narrar y con la fortuna de tener un poco más
de información que los demás. Es claro que la primera pregunta sería: ¿qué habría visto después de la muerte? Hay incontables respuestas para aquel interrogante. Me gustaría llegar a un lugar similar al de Interestelar (Christopher Nolan), a un estado más que complejo para la concepción de la mente, pero tranquilos, lo más probable es que terminara en un reino dominado por el Pato Trump, un mundo sin tiempo en donde los muros nos separarían
de los vivos.
 
Estamos hablando del futuro y con el ritmo de vida que llevo, estaríamos en la década de 2060 o 2070, siendo en extremo optimista. Para poder contarles lo que
sucede debería haber podido escapar de aquellos muros metafísicos. Siendo latino me habría encontrado con “El Chapo”, quien sería más joven que yo en ese momento. Lo habría untado con una mermelada gravitacional de sello cafetero y me habría mandado de regreso a la Tierra. En forma de Casper, claro.
 
Al volver, me gustaría decirles que en casa todo va bien. Sus hijos, o, el legado de sus perros (ya que ni millennials ni centennials quieren chinos) vivirían en un paraíso en donde los toros habitarían en ciudadelas construidas por el partido verde y los taurinos disfrutarían de la fiesta brava con “animanoides” diseñados por IA (inteligencia artificial, o, Lleras y Álvaro). Colombia habría quedado campeón mundial de fútbol dos veces, pero a nadie le importaría porque Miss Universo habría retomado su importancia y el líder de aquella justa, sería Venezuela… Lo bueno es que nosotros, al igual que con nuestro himno, seguiríamos de segundos.
 
Sería grato pensar que para ese entonces la comida no escasearía y que cual papayo en esquina, comerían rico, fácil y sin gluten. Los perros callejeros serían pocos, porque todos utilizarían métodos anticonceptivos y los que no, habrían
sido enviados al Chocó ya que la propuesta de doña Paloma, habría pasado hace rato por la aprobación del congreso. ¡Ay qué mundo el colombiano! 
 
Sin lugar a dudas habríamos superado a casi todas las potencias americanas, casi, porque por encima de nosotros estaría Ecuador, sí, Ecuador. País pujante que conquistaría el corazón de todos después de que se diseñara un Transmilenio hasta el centro de la tierra en su territorio, el final de la línea: Portal Calle del Ocaso. Mundo extraño el de aquel futuro, aunque si nos detenemos por un segundo, nuestro presente es aún más insólito.
 
Lo más probable es que para 2060 o 2070 todo siga igual por estos lados. Así que no habrá necesidad de tener un viaje fantasmagórico interestelar. Sin embargo, en MALLPOCKET nos dimos a la tarea de pensar en una Tierra diferente, planteándonos la pregunta más simple de todas: ¿Qué pasaría sí...? Sé que suena a: si mi tía tuviera bigotes, sería mi tío, pero no le meta más filosofía a la vaina y disfrute del viajecito del condicional, el tiempo más perfecto de todos.
Noticia

CRÍTICA DE THE LEGO BATMAN MOVIE

Por: André Didyme-Dome Fuentes

Calificación: 5/5

Director: Chris McKay

Voces de Will Arnett, Michael Cera, Ralph Fiennes, Rosario Dawson, Zack Galifianakis

¡Apártate “Dark Knight”! Aquí llega “The Lego Batman Movie”, la mejor película sobre el inmortal personaje creado por Bob Kane y Bill Finger en 1939. Esta película animada derivada de la grandiosa “The Lego Movie” (2014), logra profundizar y deconstruir la psique de un superhéroe asocial, psicótico, ególatra y traumatizado de un modo que hasta el momento sus contrapartes de acción real tan solo han bosquejado.

Chris McKay, el director de numerosos capítulos de las series animadas “Robot Chicken” y “Moral Oral” para la franja “Adult Swim” de Cartoon Network, toma las riendas de este Batman, luego que Phil Lord y Christopher Miller, los directores de “The Lego Movie” se retiraran para tomar las riendas de la próxima película de “Star Wars” sobre las aventuras de Han-Solo. McKay (quien fuera editor y director de animación en “The Lego Movie”), conserva el espíritu anárquico, psicológico y sociopolítico de su antecesora y logra encantar tanto a niños como a los adultos más exigentes e inteligentes.

La herencia de Monty Python se hace ver desde los créditos de inicio hasta el desquiciado acto final, pasando por unos diálogos entre Batman y Joker que llegan a superar a los de “The Killing Joke” y a una relación entre Batman y Robin que no le teme a los subtextos homoeróticos.

Will Arnett es magnífico como el Hombre Murciélago y Zack Galifianakis logra darle la humanidad que Jared Leto no supo darle al Joker.  Michael Cera es el perfecto millennial como Robin, Rosario Dawson es la voz femenina de la razón como Barbara Gordon y Ralph Fiennes es la centrada y famélica figura paternal encarnada en Alfred el Mayordomo.

Como es habitual en el universo de Lego, es algo glorioso ver como los límites se desbordan: Aquí las cosas no se limitan al Universo DC, sino que se incluyen los universos de Harry Potter, de El Señor de los Anillos, de los monstruos de los estudios Universal y hasta el innombrable Universo Marvel. A esto se le puede sumar unas deliciosas apariciones de Conan O’Brien como Riddler, Billy Dee Williams como Two-Face (él fue Harvey Dent en la saga de Tim Burton), Zoe Kravitz como Catwoman, Jenny Slater como Harley Quinn, Jonah Hill como Green Lantern, Channing Tatum como Superman, Adam Devine como Flash, Héctor Elizondo como Gordon y Mariah Carey como la alcaldesa de Ciudad Gótica (sobra decir que la versión en su idioma original es la que se critica aquí, no la versión doblada, que puede convertirse en una película muy diferente al desaparecer todas estas voces).

Al diablo con los pseudofanáticos de los superhéroes que odian cuando se burlan de sus “serios” personajes: recuerden que todos vienen de los cómics. “The Lego Batman Movie”, con sus millones de referencias que harán que los geeks y los nerds sufran de taquicardia, con su colorida y bellísima animación y con su sabiduría disfrazada de producto ligero, es una película perfecta en todo sentido.    

Noticia

CRÍTICA DE FIFTY SHADES DARKER

Por: André Didyme-Dome Fuentes

Fifty Shades Darker (2017)

Calificación: 0/5

Director: James Foley

Dakota Johnson, Jamie Dornan

La peor película del 2015 ahora tiene una secuela, la cual es hasta la fecha, la peor película del 2017.

La trilogía sobre sadomasoquismo escrita por E.L. James, (la cual se podría definir como una especie de “porno para cristianos”), se adapta a la pantalla grande como un producto aburrido, cursi, hipócrita, superficial y ofensivo, siendo fiel a su fuente literaria.  Las razones por las cuales tanto los libros como las películas son unos tremendos éxitos comerciales, no tienen explicación.

A continuación, voy a parafrasear al gran crítico Roger Ebert: yo odié, odié, odié, odié y odié a Fifty Shades of Grey y ahora odié, odié, odié, odié, odié y odié a Fifty Shades Darker.  Odié cada momento estúpido de ella, odié esas escenas de sexo que harían sentir pena a los productores de la serie de televisión The Red Shoe Diaries (búsquela en Google), odié esa actitud modosita y de doble moral de su protagonista femenina (interpretada por Dakota Johnson), y odié aún más el machismo brutal y rampante inherente a su contraparte masculina (encarnado por Jamie Dornan), machismo que se extiende a toda la película y a toda la maldita franquicia.

Las mujeres que consideren los libros y las películas de Cincuenta Sombras como excitantes y fascinantes, no merecen mi respeto.  Me gustaría obligarlas a que retiren su amistad de mis redes sociales y a que no volvieran a dirigirme la palabra, pero yo no soy un multimillonario con el poder para someter a una mujer y, si lo fuera, probablemente no lo haría. Tampoco me parece sexy someter a una mujer, voluntariamente o en contra de su voluntad. En mi mundo, a eso se le llama abuso y maltrato y nada tiene que ver con el amor o con el sexo.

Tampoco tiene mi respeto el director James Foley, autor de las grandiosas At Close Range (1986), After Dark My Sweet (1990) o Glengarry Glen Ross (1992). Sus películas inteligentes, humanas (y realmente oscuras), nada tienen que ver con este patético cuento  de hadas, homenaje al machismo y a la estupidez, producto de la “Era Trump”. Fifty Shades Darker no merece ser considerada como una película erótica tipo Last Tango In Paris (1972), Emmanuelle (1975), Nymphomaniac (2013) o Love (2015), porque nunca llega a hacer la más mínima reflexión sobre la sexualidad humana. Así de superficial es. Cincuenta Sombras es al sexo lo queTwilight es al vampirismo.

Me rompió el corazón ver a Kim Basinger aceptar un papel secundario en este producto patógeno. Su película Nueve Semanas y Media (1986), aunque fue artificiosa y moralista, por lo menos intentó explorar el mundo de las fantasías sexuales en medio de una atmósfera inquietante y una interesante banda sonora. Fifty Shades Darker es una película anti-erótica de frases ridículas como “Me enseñaste cómo tirar, pero ella me enseñó cómo amar”. Esta es una cinta histérica y moralista, pero que llega disfrazada como un producto arriesgado y liberado.  Es decir, todo un reflejo de las contradicciones de nuestros días. Y ni hablar de la música: Taylor Swift es al erotismo lo que Maluma es al Death Metal.

Es una pena que “Kiki: El Amor se Hace” del director español Paco León (una divertida, humana y profunda reflexión sobre el sexo), fuera ignorada por el público, mientras que esta bazofia indigesta y enfermiza llene las salas de los Múltiplex.  Esto nos lleva a la frase: “Dime qué película te gusta y te diré quién eres”.

Todavía queda una cinta pendiente basada en el último libro de la trilogía. Deberían realizarla para la televisión y buscar un espacio en “Hallmark”, “Lifetime”, “Fox Life”, “E!”, “El Canal de las Estrellas” o “MTV”. Mejor aún, deberían optar por nunca hacerla.  Hay que tener fe. 

 

   

Noticia

Boggy, boggy, boggy

Por: Tomás Niño Paredes @tomaco2000
 
En los últimos días he pensado que la gelatina y los seres humanos tenemos mucho en común. Es claro que mi barriga pos decembrina fue la causante de esta idea, pero la conexión es un poco más profunda que eso. Nuestra especie está acostumbrada a amoldarse a las necesidades del espacio y del tiempo. Como un cubo relleno de gelatina, nos adaptamos a lo que sea, sin titubeo alguno… Mentira, con mucho titubeo, pero al final nos adaptamos. 
 
Nuestra generación ha tenido la idea de poder escoger cualquier camino, lo que en cierta medida no es del todo cierto. A pesar de poder elegir la carrera que “más” nos gusta, terminamos adaptándonos a las posibilidades laborales que nos da el medio. Artistas, fotógrafos, escritores, músicos, ingenieros, médicos, comunicadores, en fin… muchos terminan accediendo al mejor postor, convirtiéndose en una gelatina, una atractiva masita que se adapta, pero esto ¿a qué se debe? Tal vez al cruce entre expectativa y realidad. 
 
La primera frustración que tuve en este choque de trenes, fue en mi infancia. Era el principio de los 90 y un comercial llamaba poderosamente mi atención. No era ni de Xuxa, ni de Xiomy, era de una gelatina. En el video salían unos niños comiendo el producto y al hacerlo, su boca comenzaba a moverse de un lado a otro como si la gelatina estuviera viva. Es claro que yo esperaba que esto sucediera en el momento de comerla.
 
Era un niño embarazado por el deseo, por lo que hice salir a mi papá lo más pronto posible para que me comprara la gelatina. Como todos se lo imaginarán, nada pasó. A pesar de tener la fortuna de contar con unos padres condescendientes, la vida me falló. El que no se moviera mi boca, ni mi estómago, ni nada, fue un puñal que atravesó mi realidad. En ese punto entendí que no todo lo que veía, era real. 
 
A pesar de ese fuerte golpe, me recuperé. Pasé por el colegio y la universidad como un kamikaze, me enfrenté a todos y a todo hasta que llegué a mi práctica laboral. Me contrató una de las “grandes” productoras que tiene el país. Con la boca llena de alegría, no de gelatina, di todo de mí. Sin embargo, tuve un pequeño problema: ellos no esperaban tanto. En el segundo mes, renuncié. Pero qué flojo, dirán algunos. Tal vez, pero el haber trabajado como carga cajas por más de 45 días, hizo que todo cambiara para mí. Esperaba desarrollar un proyecto de guionistas junior pero el tiempo de los dueños del chuzo no dio para tanto.
 
El choque entre expectativa y realidad es fuerte, a pesar de eso, es manejable si sabe cómo. Nos encanta crearnos imaginarios sobre lo que puede suceder en un futuro, pero al darnos cuenta que lo que pensábamos no sucede de la manera esperada, chocamos. La edición de Espejos y Reflejos habla de esto y de aquello. Quisimos sumergirnos en esas ideas que creemos reales pero que al final, no lo son; en ciertos deseos que esperamos cumplir, pero terminamos fallando, como el adelgazar. Creamos un espacio en donde expusimos a la expectativa y a la realidad para ver si la gelatina está en todos los aspectos de nuestra vida. Zambúllase, relájese y mírese en el reflejo con alegría.
Noticia

Dobleu

El inicio de año está lleno de expectativas y buenos propósitos que al pasar los días y los meses se van transformando u olvidando. Pero hay metas que se repiten cada año y nunca se logran. Nuestros lectores nos contaron por redes sociales qué es eso que se proponen todos los años y hasta hoy no han cumplido. 
 
Andrés López
Ir a todos los conciertos del año pero solo termino asistiendo a uno, por mucho.
 
Daniela Rueda Salazar
Empezaré a hacer ejercicio, *no pasa*.
 
Faber David Burgos
Me propongo adelgazar, pero nunca puedo, es imposible, nadie se resiste a una empanada con ají y limón.
 
Gabriel Gaitán
¡Iré con juicio al gimnasio!
 
Jonathan Salinas
Ahorrar, pero con el IVA al 19% creo que debí ahorrar mientras podía u.u.
 
Manuela Pérez
¡Mi primer propósito siempre es tener vida saludable, hacer mucho ejercicio y un cuerpazo, pero el entusiasmo solo me dura la primera uva! 
 
Nicolás S. Durán
Comenzaré a comer más saludable, pero primero me voy a comer la comida chatarra que hay en la casa para que no sea una tentación.
 
Nico Riccobono
Todos los años me propongo ahorrar dinero para mi propio carro pero entre salidas, viajes y amigos, el dinero desaparece y siempre termino con la misma cantidad de dinero para el carro.
 
Robson
Por lo general me propongo ahorrar pero todo me lo gasto en mi novia y en mi carrera musical. 
Noticia

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE FICCIÓN?

Por: Juan Sebastián Sánchez @TheMute
 
La ficción existe en la vida mucho más cerca de lo que creemos. Está en el centro mismo de nuestra comunicación como individuos.
 
La vida de todos los seres humanos que vivimos en comunidad está configurada por creencias. Esas creencias están fundadas en la perspectiva personal de la realidad. En ella actúan lo que nos enseñan, lo que aprendemos y lo que vivimos. Sin embargo, desde hace más de un siglo hay una gran pregunta que asalta a la humanidad occidentalizada: ¿cómo conocer el mundo de otros si no podemos compartir sus experiencias?
 
Muchos han saltado a responder de la misma manera: a través de historias. Finalmente, las historias, transmitidas oral o escrituralmente, han sido la piedra angular para construir nuestras identidades, cuerpos y sociedades. Nos permiten construir la vida a través de quienes narran, e identificarnos con lo que no nos ha sucedido, y nos obligan a tener expectativas sobre lo que deseamos para nuestra vida. 
 
Pero en esa comunicación siempre hay una ruptura que no permite agarrar lo que nos cuentan: nunca podremos vivir esa historia de amor o esa aventura; apenas podremos hacerlo a través de alguien o algo más. En medio de esa desconexión siempre habrá diferencias entre las expectativas de lo que somos, hacemos y pensamos, y lo que los otros perciben de nosotros. 
 
Ese vacío crea un círculo vicioso de lo que creemos que somos contradiciendo lo que somos. Esconde un conflicto entre lo que asumimos como verdad y lo que no. Y ahora, con la proliferación de la tecnología y con la dilución de la vida privada en las redes sociales, estos vacíos entre lo que esperamos que perciban de nosotros y lo que somos se condensa en que también somos las historias que queremos que los demás consuman sobre nosotros. Esto llevado a una escala masiva nos da lo que el poeta francés del siglo XIX Paul Valéry llamó “era de las ficciones”. No necesitamos la desinformación de los grandes medios para comprender que la realidad está construida como un acto de fe en lo que se nos presenta como real.
 
No se trata de establecer una frontera entre “verdad” y “mentira”, ya que eso es imposible: esta era digital de noticias falsas ha dejado claro que la sociedad se mueve por lo que cada quien desea creer. Fíjense en los electores de Donald Trump. Fíjense en los chismes. 
 
¿Qué son los “chismes”? Historias. Malintencionadas, modificadas; historias contadas siempre por la voluntad de un tercero. Incluso cuando pretendemos contar una historia “tal como sucedió”, esta corre el peligro de estar viciada por quien la cuenta, por lo que considera importante de ella. 
 
Surge una nueva pregunta: ¿qué pasa si no podemos confiar en lo que perciben los demás? ¿Si lo que creemos que somos es diferente de lo que otros perciben de nosotros? ¿Cómo captar la experiencia privada, y cómo expresarla?
 
Mi experiencia me ha enseñado que la ficción no es nada más que una forma de leer, que la línea entre lo que es real y lo que no es trazada por la evidencia interna y por los juicios que decidimos usar para vivir la vida. Cada quien tiene una vida construida a través de las ficciones que ha elegido para sí; muestra de que somos un vacío de expectativas que jamás se llenarán como desearíamos, pero cuya fe, seamos religiosos, espirituales, agnósticos o totalmente ateos, se mantiene intacta como el único factor comunicativo que nos une. La fe de creerle al otro que lo que nos dice es real.
Noticia

Narciso y su espejo negro

 
Por: Tomás Niño Paredes @tomaco2000
 
“Me encanta, me encanta, me encanta, like, like, like, me encanta” Obituario millennial
 
Siempre he visto el cine como una representación de la vida. Una película dura unos 120 minutos y un ser humano vive entre 70 y 85 años, dependiendo de las condiciones que afronte. Al final, todo se reduce al tiempo que es tan relativo. He visto películas que me han dejado la sensación de pasar años en frente de la pantalla, pero al mismo tiempo, he disfrutado otras que han pasado tan rápido como un encuentro amoroso adolescente. A pesar del tiempo que ambas manifestaciones de vida tengan, las películas y los seres humanos estamos hechos de un factor que compartimos, las promesas. Deténganse a pensar en un film que les guste. Yo pongo sobre la mesa Bastardos Sin Gloria (Quentin Tarantino, 2009), ustedes pueden escoger la que prefieran. La historia arranca con la huida de Shosanna (Mélanie Laurent), hermoso nombre y personaje, de las manos del “Cazador de judíos”. Desde ese momento, se crea una serie de preguntas transformadas en expectativas, ¿se volverán a encontrar Shosanna y Hans Landa (Christoph Waltz)? ¿Tendrá una venganza la joven mujer tras haber presenciado el asesinato de casi toda su familia? 
 
En lo personal la película cumplió todas, o, por lo menos la gran mayoría de expectativas. En este caso Bastardos Sin Gloria fue diversión, algo así como una buena noche loca en una ciudad desconocida; sin embargo, hay otro tipo de películas que entregan sensaciones distintas, pero bueno, ese no es el punto. Ahora hay que pensar en nosotros los hombres. Estamos programados a partir de promesas que se transforman en expectativas. ¿Logrará Tomás casarse y ser un hombre de bien? ¿logrará Pepe salir de las drogas y ser un ciudadano ejemplar? ¿Podrán Santos y Uribe ver un partido de la selección Colombia tomándose unos aguardientes en el Ubérrimo? Este último ejemplo, tal vez, es muy exagerado; pero en general así se vende el futuro de nuestras vidas y lo peor, es que terminamos comprando esos tiquetes. Desde el jardín infantil nos insertan ideas preconcebidas que se amoldan a nuestros cerebros. Tenemos que levantarnos temprano porque al que madruga, Dios le ayuda. Tenemos que ser proactivos para poder TENER una vida digna, pero al final no terminamos poseyendo nada más que un televisor Ultra HD 4K que nos sirve para ver la realidad a través de los ojos de otros, manteniendo una cadena interminable de abstracción. Vamos a los pequeños detalles. Cada año que empieza nos prometemos cosas que, al analizarlas, tal vez nunca quisimos. Tengo que adelgazar, una de las primeras. ¿Por qué? Para intentar verme como un modelo, o, para deslumbrar con mi belleza a personas que no me conocen y a quienes no les importo. Algunos dicen que no es así, que es por salud, lo que puede ser creíble, pero al final, terminan enfarrados viviendo la vida del lobo de Wall Street. 
 
Otra de estas grandes promesas es ahorrar ¿para qué? Para comprarme un Smartphone que ilumine mi camino con ignorancia y banalidad, o, para enterarme sobre lo que sucede en un mundo distante, frío y apático. ¿Ninguna de las anteriores? La respuesta final es: para tomarme fotos y subirlas a Instagram y así mostrarle al mundo quién soy. 
 
¿Cómo no pensar en este momento en Narciso? En mi mente tengo la pintura de Caravaggio; el joven Narciso observándose en el agua, en un espacio oscuro, tan enamorado de sí mismo que el cuadro se vuelve melancólico y abrumador. La fuente de Narciso, en donde trágicamente muere, se puede comparar con nuestras redes sociales y los centenares de fotos colgadas en la virtualidad. 
 
Esto es pasión de gavilanes, no es amor, es una obsesión por lo que reflejamos, por lo que mostramos al exterior; una obsesión formada y construida por presiones externas que nos transportan hacia el principio, las promesas.
 
Estamos tan presionados por el universo de lo “correcto” que nos obnubilamos con una imagen nuestra que no es real. Siempre felices, siempre con dinero, siempre con comida, siempre plenos y eso se nos reconoce con el bitcoin de las redes: los likes. Nuestro mundo se construye a partir del reconocimiento de desconocidos, sobre temas que no importan y que poca relevancia tienen. 
 
Oliver Sacks, neurólogo y escritor británico, escribió en su libro El Hombre que confundió a su mujer con un sombrero que fue Hipócrates, médico de la antigua Grecia, quien introdujo el concepto histórico de la enfermedad, las cuales siguen su curso desde sus primeros indicios, a su clímax o crisis, para llegar a su desenlace fatal o feliz. No quiero pensar en cuál será nuestro final, pero creo que en el momento en que nos conozcamos a nosotros mismos, y veamos lo que hemos hecho con nuestra imagen, el golpe será muy fuerte.
 
Por eso el no cumplir con una promesa es tan doloroso, porque cargamos no solo con nuestra conciencia sino con la del mundo entero. Es gratificante cumplir las expectativas, pagando así las promesas, si no lo creen pregúntenselo a Shosanna, pero solo cuando son reales y motivadas por una verdad sacada de nuestro corazón. Puede que suene a templario de un libro de Dan Brown, pero la validez de nuestras alegrías, depende directamente de su razón de ser.
 
Pienso en cambios determinantes de nuestra humanidad que han dado un giro rotundo a los roles de los seres humanos en la tierra, nada más que ir al caso de las mujeres. Sin voz ni voto durante mucho tiempo, la mujer ha sido desplazada por el hombre a un segundo plano. Hace tan solo 63 años ellas pueden votar en nuestro país, algo increíble pero cierto. A qué voy con esto. Imagínense que las mujeres siguieran viviendo bajo las expectativas creadas por la sociedad de aquel entonces: dedicadas a cocinar, a criar y a aceptar los mandatos de los “machos”. 
 
A pesar de que aún esta conducta sea replicada por ciertos grupos sociales, la mujer ha ido adquiriendo, poco a poco, la posición que se merece. No es fácil porque la sociedad no lo permite y aquí llego a otro punto. No todo lo que la sociedad acepta es bueno, no todos los parámetros que establece son correctos, por esta razón debemos cuestionar lo que hacemos, lo que nos prometemos y lo que cumplimos. 
 
No pido que seamos titanes, no pido que seamos Prometeo encadenado, titán que entregó el fuego a los seres humanos para su bien, por lo que pagó caras consecuencias. La exigencia de romper las expectativas no es tan alta. Pero sí es el momento de ver más allá, de abrir los ojos por nuestra cuenta, es momento de romper paradigmas y cumplir lo que cada uno quiere. En ciertos momentos prefiero el cine sobre la realidad, ya que cuando una película no cumple con mis expectativas me duele un poco la cabeza, pero cuando yo no cumplo con las mías, mi corazón se rompe. Espero que esto sea así por razones reales, hago parte de este mundo y como humano, no cumplo todo lo que digo, aunque intento hacerlo. 
Noticia

CRÍ­TICA TONI ERDMANN

Por: André Didyme-Dome Fuentes 

Toni Erdmann (2016)

Calificación:4.5/5

Director: Maren Ade

Peter Simonischek, Sandra Müller

Desde Alemania nos llega una de las mejores películas acerca de la relación entre padre e hija en la historia del cine.

“Toni Erdmann” nos cuenta la historia de Winfried Conradi (interpretado por el magnífico Peter Simonischeck), un hombre divorciado que gusta de disfrazarse y hacer bromas incómodas y patéticas utilizando pelucas y dientes postizos. A partir de la muerte de su amado perro, Conradi, un hombre solo al que todos miran con pesar e incomodidad, busca reconstruir la relación con su hija Inés (interpretada por la gloriosa Sandra Müller), una mujer dura en apariencia, que trabaja en una corporación que despide de manera masiva a las personas y que busca conformar una carrera sólida en Rumania.

Al igual que el desquiciado cómico Andy Kaufman (interpretado por Jim Carrey en la excelente cinta “Man On The Moon”), quien en la vida real asumió el alter ego del extrovertido y odioso Tony Clifton, el personaje de Conradi asume la personalidad de Toni Erdmann, un supuesto experto en “coaching”, que irrumpe y se entromete en la vida de Inés.

La directora y guionista Maren Ade, logra aquí un relato devastador que mezcla momentos genuinamente cómicos con momentos que logran prácticamente romper el corazón y penetrar en el alma del espectador. Dos puntos álgidos (la interpretación de la canción “The Greatest Love of All” de Whitney Houston y una delirante fiesta que toma un giro sorpresivo a partir de una decisión radical de Inés), nos permiten ver cómo los hijos terminan convirtiéndose en los padres, pero también cómo los padres son marcados por sus hijos.

Para bien o para mal, esta es una película alemana de extensa duración (casi tres horas), con escenas chocantes y un tono delirante y absurdo que nos recuerda a las primeras películas del movimiento Dogma ’95 (“Festen” e “Idioterne”), y que hacen de “Toni Erdmann” una película no apta para todos los públicos que puede llegar a provocar salidas masivas de la sala de cine. Pero para aquellos que buscamos una película humana, sincera, inteligente y sin concesiones, “Toni Erdmann” es todo un triunfo cinematográfico que merece su nominación a los Premios de la Academia.    

 

 

Noticia

CRÍTICA DE RINGS

Por André Didyme-Dome Fuentes

Rings (2017)

Calificación: 1.5/5

Director: F. Javier Gutiérrez

Johnny Galecki, Matilda Anna Ingrid Lutz, Alex Roe

El director español F. Javier Gutiérrez (autor de la película apocalíptica “Tres Días”), es el encargado de la tercera parte de la franquicia de “The Ring”, que a su vez está basada en una trilogía de horror japonesa.

El resultado es todo un desastre. En 1998, el director Hideo Nakata renovó a las películas de terror, con la historia de un video maldito protagonizado por una niña demoníaca llamada Samara. Gracias a “Ringu”, el horror oriental se difundió por todo el mundo, con títulos como “El Grito”, “Aguas Oscuras” y “Una Llamada Perdida”, entre otros. El éxito de “Ringu” llevó a una secuela y a una precuela titulada “Ringu 0: Badusei”).

Los estudios norteamericanos decidieron realizar re-makes de estas cintas y la mayoría de de estos resultaron horripilantes.  Entre los que se salvan están la versión de Walter Salles de “Aguas Oscuras” y la de Gore Verbinski de “Ringu”, con una gran Naomi Watts como protagonista. 

La secuela de la versión norteamericana de “Ringu” (ahora llamada “The Ring”) no se hizo esperar, y la dirección estuvo a cargo del mismo Hideo Nakata.  Pero el resultado dejó mucho que desear.

Doce años después, aparece una tercera parte (que no existe en la serie japonesa), pero que es preferible evitar a toda costa. Johnny Galecki (Leonard en “The Big Bang Theory”), interpreta a un profesor que descubre el video maldito de Samara y quien realiza un proyecto con un grupo de estudiantes para descubrir, por medio del video en cuestión, la clave de la inmortalidad. Uno de los estudiantes desaparece misteriosamente, y su novia emprende su búsqueda, con consecuencias desastrosas.

En “Rings” la historia degenera y tergiversa la premisa original de “The Ring”, convirtiéndose en una aburrida historia de terror para adolescentes, totalmente vacía, pésimamente actuada, con diálogos imbéciles y nada de sustos (el peor pecado para una cinta de terror).  Vincent D’Onofrio ofrece los únicos momentos interesantes de la película interpretando a un misterioso hombre ciego, pero eso no llega a salvar a este adefesio que, como el video de Samara, es mejor no verlo jamás.         

Noticia

CRÍ­TICA DE JOHN WICK: CHAPTER 2

Por André Didyme-Dome Fuentes

John Wick: Chapter 2

Calificación: 4.5/5

Director: Chad Stahelski

Keanu Reeves, Riccardo Scamarcio, Ian McShane, Common

Después de tener que soportar la acción estúpida y estupidizante de cintas como XXX: Return of Xander Cage, llega a las carteleras John Wick: Chapter 2, la secuela de la cinta de acción protagonizada por Keanu Reeves y un antídoto al cine de acción tóxico.

Confieso que casi no llego a ver la primera parte del 2014, ya que me la vendieron bajo la premisa de ser una película en la que un asesino profesional busca venganza por la muerte de su perrito. ¿Qué podría salir bien de semejante propuesta? La respuesta es que todo salió a pedir de boca: “John Wick” fue una grata sorpresa para todos los amantes de la acción: una película delirante, emocionante, perfectamente coreografiada y de un ritmo rápido y furioso que hizo resucitar la carrera de Keanu Reeves como si fuera un ave fénix.

El perrito fue vengado y la historia de John Wick parecía no tener nada más para ofrecer. Pero su secuela, que en apariencia luce como un producto cínico que busca explotar el éxito de la cinta original, es todo lo contrario: esta es una película que captura de una manera excepcional todo lo mejor del género de la acción. Es una explosión de testosterona imposible de resistir, que acaba con la idea de que las segundas partes nunca son buenas.

Chad Stahelski, director de las dos películas sobre John Wick, sabe mantener un ritmo frenético sin abrumar al espectador, mezcla el humor negro con la violencia en una perfecta armonía y sabe darle coherencia y verosimilitud a una historia que pertenece más al mundo del cómic que al de la realidad (aunque en esta era de Trump, es difícil saberlo).

El mundo criminal subterráneo que es el corazón de “John Wick”, se continúa desarrollando en esta nueva entrega, con unos personajes muy bien logrados como lo son los perversos hermanos mafiosos italianos Santino y Gianna (interpretados de manera viperina por Riccardo Scamarcio y Claudia Gerini) y sus respectivos guardaespaldas, la sordomuda Ares (una deliciosa Ruby Rose) y Cassian (un más que excelente Common),

Entre los pocos aliados en la causa de John Wick, encontramos a Winston (un magnífico Ian McShane), el mayordomo Charon (un sólido Lance Reddick), Aurelio (un divertido John Leguizamo), Julius (interpretado ni más ni menos que por Franco Nero) y el jefe de una organización de mendigos (encarnado por Laurence Fishburne, quien se vuelve a reunir con Keanu luego de “The Matrix”). Pero quien se roba el centro de atención es definitivamente Keanu Reeves, quien interpreta a la perfección a esa máquina de matar solitaria, enfocada y determinada.

Las secuencias de acción van en aumento y nunca llegan a decaer, llegando al paroxismo en una especie de homenaje en ácido a “The Lady Of Shanghai” de Orson Welles.  La película queda con un final abierto, pero a diferencia de los finales abiertos de las últimas entregas de “Underworld” y “Resident Evil”, el espectador queda esperando por más.  Desde “The Empire Strikes Back” no había quedado tan ansioso por una tercera parte.

Noticia

¿DÓNDE ACAMPAR EN VACACIONES?

Si usted es de esos que se apunta a cualquier plan, no le importa incomodarse, le saca lo bueno a cualquier momento y además anda corto de presupuesto, sencillo, puede irse a acampar, quizá no sea el viaje de sus sueños, pero de eso a quedarse en la casa desparchado, es mejor el primero, eso sí, lo importante es ponerle actitud y elegir un buen grupo.  Aquí algunos lugares a los que puede ir. 
 
Suesca
 
Esta es de las opciones más económicas para pasar un fin de semana lejos del agite de la ciudad,  queda a 67  kilómetros de Bogotá por la salida norte, si se va en bus puede durar  entre una hora y hora y media. Además de Acampar puede realizar diferentes actividades, como: escalar, caminar, explorar cuevas, hacer rapel o bicipaseo. Tenga en cuenta que es un lugar frío, entonces vaya preparado. 
 
Temperatura: 7º C. a 15º C.
 
Presupuesto: Transporte $6100. Zona de camping  $10 000 la noche por persona. 
 
Parque Chicaque
 
Queda a 30 minutos de la capital del país por la salida de Soacha. Este ofrece dos zonas para acampar: la portería, para los aventureros que deben llevar sus carpas, utensilios para cocinar y si quieren tomar un ducha, solo hay agua fría.  Y para los que les gusta estar más cómodos está el Refugio, una zona en la que cuentan con sala de televisión, agua caliente y la tarifa incluye desayuno, almuerzo y cena.  El parque ofrece diferentes servicios como cabalgatas, tirolesa, es lanzarse de un cable que recorre una distancia de 340 metros  a una altura de 100 metros; también se puede realizar arborismo, consiste en ascender 25 metros, puede ser por una escalera o  por medio de cuerdas.
 
Temperatura: 16º C. a 18º C.
 
Presupuesto: Transporte $2800. Zona de camping: La portería: $14500 por persona, El refugio: $52800
 
Parque la Chorrera
 
Está a 30 kilómetros de Bogotá por la salida oriental. Este lugar cuenta con una cascada de 590 metros de altura. Es una buena opción para los que quieren desconectarse, respirar aire puro y disfrutar del paisaje. También está la cascada el Chiflón y es justo al lado de esta que se encuentra la zona para camping. En el parque   se pueden realizar caminatas, rapel  y cabalgatas. 
 
Temperatura: 10º C. a 15º C.
 
Presupuesto: Transporte $10 000, Entrada al parque $8000, Zona de camping  $8000 la noche por persona.
 
Laguna del Tabacal
 
Sí definitivamente lo suyo no  es el clima frío y quiere ir a tomar un poco de sol, este es el lugar ideal, ubicado en  el municipio  La Vega, a 60 kilómetros de Bogotá. En la laguna hay una isla flotante, por lo tanto el paseo es para que se relaje y disfrute del paisaje. Cerca de este lugar también puede visitar las cascadas del Chupal. 
 
Temperatura: 20º C. a 23º C.
 
Presupuesto: Transporte $15500, Zona de camping  $2000 la noche por persona.
 
Recomendaciones
 
Lleve un par de zapatos por día, para unos puede sonar obvio, para otros un encarte; pero les aseguramos que cuando estén allá nos van a agradecer, porque no hay cosa más maluca que el primer día de paseo llueva y usted con los mismos tenis todo el fin de semana.
 
*Olvide que hay un baño para cada uno, prepárese psicológicamente para compartir el baño con todos los que están acampando en la misma zona.
 
*Hay lugares que tienen restaurante y cuentan con menú para desayuno, almuerzo y cena, pero si la idea es ahorrar lo mejor es que haga mercado. Opte por alimentos enlatados y  empaquetados. O pues si usted es de los que quiere hacer sancocho en leña, es válido.
 
*Si tiene un presupuesto considerable puede hacer diferentes actividades, como escalar, hacer caminatas ecológicas y algunos deportes extremos. Pero si no es su caso, lo mejor es optar por juegos de su preferencia.
 
*Acampada sin fogata no es lo mismo, entonces cerciórese si puede conseguir leña cerca del lugar al que va a acampar o si la tiene que llevar lista. Esto le ayudará a mantener la temperatura en las noches frías.
Noticia

DOBLEU

El baile es algo que se les facilita a unos, pero a otros no tanto, de igual forma es casi cultura general saber bailar, así toque practicar frente al espejo o con los tíos. Les preguntamos a nuestros lectores ¿Cuál fue la canción con la que aprendieron a bailar? Y estas son sus respuestas:
 
Angie Segura
La vaca- Mala fe- Puiri puiri papodido podido.
 
Angie Viviana P
Y como en la gran mayoría de los 90 se aprendía a bailar en las fiestas familiares con el Rompe cintura de los Hermanos Rosario, mientras la mamá lo mandaba a bailar con el tío.
 
Alvaro_ruize
No se bailar mucho pero lo que aprendí lo hice con Moviendo la cadera de Oro Sólido y La de la tanguita roja jaja. En mi casa no bailan así que aprendí en las fiestas del colegio, otra canción con la que medio aprendí fue Qué le pasa a lupita jaja.
 
Art_toy_
Aprendí a bailar en las fiestas familiares cuando me mandaban a bailar con mis tías Moviendo la cadera de los Hermanos Rosario, a la derecha, a la izquierda, swing, swing, swing.
 
Javier Méndez
El baile del perrito de Wilfrido Vargas, es imposible no recordar que no podía resistir de chiquito a cantarla y creerme el súper bailarín en las fiestas con esa canción #recordando.
 
David Santiago Molano
El cuartetazo de los Wawanco ¡un hit! “fíjate hermano es un golazo… el nuevo ritmo del cuartetazo”.
 
Hanabi08
Aprendí mirándome al espejo con La media María de las Chicas del Can, la práctica en las fiestas era con mis primas, ya que primos varones no tengo o en su defecto mi papá, no había otra opción.
 
Mariana Osorio
Sin duda no puedo evitar ponerme a bailar cuando suena Cali Ají de Grupo Niche.
 
m.ush.u
Uuuy, con “suavementeeee, bésame, que quiero sentir tus labios besándome otra vez, SUAVE” un clásico.
Noticia

Ideas de negocio

Por: Nicolas Peña @npenaardila
 
Aceptémoslo, de todas las discotecas que existen, desde las que ponen la salsa más cadenciosa hasta las que arman los ‘pogos’ más rompedientes, no hay una más aburrida que aquel ‘lugar de moda’. Ese sitio relativamente nuevo, que tiene un filtro en la entrada que parece la aduana de Corea del Norte, al que no le cabe un alma, un tinto o una aguja (utilice aquí su referencia de confianza), en el que hay que vender un riñón para comprar hasta una botella de agua y que tiene un pésimo (o nulo) servicio.
 
Todos hemos caído alguna vez en esa trampa y, como esos lugares duran poco, es muy posible resultar en un sitio exactamente igual, al que solo le cambiaron el nombre y le reacomodaron un par de sillas. Por lo anterior, sugiero algunos cambios a los emprendedores de la rumba—aunque suene a un conjunto vallenato, me refiero a aquellos que administran estos lugares— para evitar que el próximo establecimiento sea igual de incómodo y aburrido para los asistentes.
 
1. Decomisen los celulares. En vez de hacer ese filtro en la entrada que pone a sudar hasta al más honesto y mejor vestido, pídanle a sus guardias que retengan los teléfonos de la gente. Hoy en día, irónicamente, las personas no bailan, ni comparten, ni se divierten por estar tratando de demostrarle al mundo virtual lo bien que la están pasando. Esto aplica especialmente para los sitios de moda porque a nadie le da por hacer “Estoy aquí” en Facebook si está escuchando música de la rocola de la tienda de la esquina.
 
2. Pongan una alarma para el exceso de personas, como en los ascensores. Aunque ustedes no lo crean, poder respirar también es
importante para los rumberos. En ese mar de personas que se arma no solo es una odisea acomodar al grupo sino que cualquier intención de ir hasta la barra puede significar perder a esa pareja de baile para siempre. En ese ambiente compacto solo queda desear que detrás de uno no esté un bailarín histriónico, bajo riesgo de perder un ojo.
 
3. Conviertan la zona VIP en un área de juegos. Como en esos lugares tan acartonados y atiborrados la gente pierde toda espontaneidad, sobre todo si se encuentra segregada, es su obligación ir un paso más allá para que se integren y se diviertan. ¿Sabían ustedes que en el Paleolítico, justo antes de Tinder, había gente que se conocía en estos establecimientos?
 
4. Dejen que la gente vote para escoger la música. Sé que esta decisión puede resultar polémica y generar enfrentamientos épicos entre los amantes del ‘chucu-chucu’ y los puristas del reggaeton, pero lo cierto es que, en muchos de estos sitios, rara vez el DJ. complace a los asistentes, ¿Qué tal una especie de control noventero como el de Quién quiere ser millonario para que los asistentes escojan su canción favorita?
 
5. Ofrezcan algo diferente a los otros 20 sitios de la misma calle. Confieso que esta idea no está muy elaborada aún y que, tal vez, si supiera la respuesta no estaría dedicado al periodismo. Pero la verdad es que la oferta tiende a ser muy repetitiva. La gente nunca va a perder las ganas de salir a bailar y divertirse, de hecho, la humanidad lleva 5.000 años tratando, con menor o mayor éxito, de seguir el ritmo de todo tipo de música, pero agregarle un poco de personalidad a esos ‘sitios de moda’, usualmente tan genéricos, puede ser el secreto para que los amantes de la fiesta quieran regresar.
Noticia

5 AÑOS GOZANDO CON MALLPOCKET

Por: Hugo Posada
 
Espero no embarrarla, porque por fin la directora editorial me dio permiso de escribir para la edición impresa. ¡Gracias Diosito por hacerme el milagrito!
 
¿Cinco años? Ya, ¿cinco años? Miro hacia atrás y digo: me estoy volviendo viejo. ¿Cómo empezamos? ¿Qué hicimos? ¡Sí, lo logramos! Cuando arrancamos con MALLPOCKET pensamos en hacer una gran familia de amigos y creo que lo conseguimos.
 
Para qué, pero aquí nos la gozamos, disfrutamos de nuestro trabajo, no siempre es fácil pero puedo decir que son muchas más las cosas que disfrutamos. Los consejos de redacción y reuniones creativas son muy buenas, nos reímos mucho; eso sí, tengo que reconocer que una, o, dos veces al año nos pegamos unas bloqueadas que parece que se nos viene encima el fin del mundo y la chispa de la creatividad se apaga, pero en la próxima reunión nos sale humo de la cabeza al punto de casi prenderse los pelos de la cabeza de tanta lucidez.
 
La gente piensa que hacer una revista de calidad es una bobada, algo así como: reúnase con sus "amiguis", escriba, dibuje y coloree. Me imagino la escena, uno diciéndole al papá o a la mamá: —Quiero estudiar diseño gráfico— Voltea el progenitor. — ¿Mijito y… sumercé de qué va a vivir? —. O: —Lo mejor para mí, es estudiar publicidad—. La respuesta, (con la mano en la frente, a punto de desmayarse). -¿Eso? Papito se volvió mariguanero-. O qué tal esta: —Lo mío es el periodismo—. Papá. — ¿Eso no es lo que estudian para ser reinas de belleza? —. 
 
Realmente en MALLPOCKET prima la constancia, la excelencia y sobretodo la amistad. Esta es la oportunidad de celebrar y gozárnosla con ustedes, los más importantes, nuestros lectores.
 
Quiero no solo resaltar las ediciones que más nos hicieron reír y cantar, sino también aprovechar la oportunidad para darle
un reconocimiento a todos aquellos que están y a los que ya se fueron, porque sin ustedes nada de lo que somos ahora y esperamos llegar a ser, podría convertirse en realidad. !Muchas gracias!
 
Para mí, sin desmeritar las otras ediciones las siguientes son el TOP 5 de las que nos hicieron celebrar:
 
1) Edición Nº 1
 
"El día de los muertos" —Una fiesta en donde la muerte vive—. Cómo no celebrar con esta, nuestra primera edición. Llenos de nervios e inexperiencia nos lanzamos al ruedo con los ojos cerrados. Para qué, pero nos salió mejor de lo que esperábamos, tocó improvisar portada a última hora pero salimos victoriosos.
 
2) Edición Nº 4
 
"En el nombre del Pop". Esta edición es de mis preferidas, aquí se muestra la esencia de MALLPOCKET, nuestra verdadera identidad, "Cultura POP".
 
3) Edición Nº 11
 
"Celebración". Nos la gozamos con ganas no solo por el nombre, sino porque también nos fuimos oficialmente por la conquista de Medellín y Cali, ¡qué sabor de ciudades!
 
4) Edición Nº 20
 
"Larga Vida al Rock" Ufff esta también es de mis preferidas, el rock me corre por las venas, pulula a flor de piel ¡Qué gran edición!
 
5) Edición Nº 27
 
"A grito herido". Pareciera extraño que resalte esta edición que fue en honor a la "tusa" pero celebramos porque tocamos fibras y el resultado se vio, ha sido la edición con la que más se han identificado nuestros lectores y nos dimos la oportunidad de interactuar con esos temas del corazón que a todos nos han tocado.
 
Bunus Track
 
Edición N° 39 "Mis Perros". Quien lo vive es quien lo goza, cómo olvidarnos de quienes le ponen sabrosura a nuestra vida, nuestros amigos que parecen familia de sangre, por ustedes y para ustedes mis perritos.
 
¡Esto fue todo señores! Esperando ser aprobado por la matrona para seguirles escribiendo y llenando sus vidas de, como dicen los asesores espirituales de Fulanito, ¡Gozadera Total!
Noticia

Oda a la gozadera

Por: Tomás Niño Paredes @tomaco2000
 
Como colombiano siempre he sentido curiosidad por nuestras raíces. Somos un país variopinto, lleno de diversidad y de estilos culturales que se chocan como olas en el mar. Europa y la América Precolombina se unieron para crear una nada y un todo, para componer un estilo, un flow y una forma de gozar que no se puede comparar con muchas otras civilizaciones. El resultado: su mamá, mi papá, nuestras tías, sus amigos y nosotros, un combo que explota en sabor cuando le ponen una percusión cerca de las nalgas.
 
El camino para llegar a lo que somos, ha sido largo y estoy seguro de que debimos pasar muchas fiestas alrededor del mundo para obtener este resultado. Por ejemplo: en Colombia la migración griega no es muy representativa; sin embargo, no necesitamos pasaportes para ver que algo de helenos tenemos.
 
Ver una fiesta como la que sucede en Sumas y Restas (Víctor Gaviria) en donde Gerardo (Fabio Restrepo) tiene un séquito de mujeres desnudas, licor, drogas y un deseo incontrolable por pasarla “más” qué bueno, puede llegar a ser comparable con un ritual de ditirambo, ritual que se realizó por allá en los 500 A.C. Este rito descualquieraba a sus intérpretes con el fin de ofrecerle una excelente ofrenda, a través de la “actuación”, al dios Dioniso. Lo bueno del asunto era que la pieza hacía parte de un acto divino, y si el descontrol llevaba a algún intérprete a cometer un delito, no había problema ya que había sido cometido durante la farra. Algo similar ocurre en Colombia con Mr. Perico, jefe pluma blanca y a quien se le atribuye siempre la locura, si no creen, miren a Gerardo.
 
Muchos podrán decir que esto no es gozadera, sino descontrol desproporcionado. Pueden tener razón, pero a una nación “gozona en extremo”, no le pueden quitar lo bailado.
 
Tiempo después, los romanos se dieron a la tarea de seguir disfrutando. En medio de sus costumbres sociales, se reunían para cenar y claramente, beber. Lo importante de ese tiempo fue que se creó un “estatus para sentarse” en ciertos lugares. Así lo describió Horacio en su Sátira 8. Este es un momento histórico para los sitios que visitamos todos en las noches con el fin de festejar ¿por qué? Porque se crearon los filtros, los salones VIP y todo tipo de espacios donde yo no puedo entrar por vaciado.
 
Aunque ya no vomitemos como lo solían hacer los romanos en sus banquetes para seguir comiendo, sí que lo hacemos nosotros para seguir chupando. O ¿cuántos no se han pegado una visita por el baño en medio de una fiesta para continuar rompiéndola en la pista? De romanos, tenemos todo.
 
Para gozar encontramos experiencia acumulada de todas las culturas, estilos distintos que se juntan a la hora de estallar la casa o la disco, sabores que van y vienen dependiendo de las personas. No podemos negar que nuestra sangre es roja y que está llena de sabor y gusto por la gozadera. En MALLPOCKET quisimos darle vida a noviembre y festejar como se merece, con flow. Hicimos una edición que exalta la pari, una edición que abrirá las puertas al inicio del fin del año y de la mejor forma, con Gozadera Total.
Noticia

Doble U

El mundo cada vez está más abierto al cambio; sin embargo, siguen existiendo temas tabú, que para algunos son lo políticamente correcto, mientras que para otros, simplemente son motivo de crítica. Por eso les preguntamos a nuestros lectores en redes sociales ¿Cuál consideran que es el tabú más absurdo? Y acá están las respuestas:
 
Alejandra Cortez
El tabú más absurdo para mí es que los hombres no se pinten el cabello cuando les salen canas.
 
Arts_crafts2015
Uy sin lugar a dudas el de los tatuajes, recuerdo mucho por allá en los 90 cuando se decía que quienes tenían tatuajes eran satánicos o enfermos de sida, unas vainas más raras, por ese entonces solo los punketos y rockeros los tenían y a mí me daba miedo.
 
Alejandro Florez Sánchez
Que el humor ácido, negro o políticamente incorrecto sean mal visto por quienes no disfrutan de él.
 
Carolina Patiño
El tabú más absurdo es que todas las personas que tienen tatuajes son malas y todas las que usan corbata son respetables.
 
Daniel Burgos Sarmiento
“El tabú más absurdo es tener mala suerte, eso no existe, la suerte tú la construyes”
 
Jaime Hernando Valbuena
Que las mujeres siempre deben comportarse como reinas y siempre con el pelo largo.
 
Marcela Rodríguez
El tabú más absurdo es que las niñas no jueguen con carros y los niños con muñecas.
 
Mayré Muñoz
Que desde bebés las niñas usen rosa y los niños de azul.
 
Nataly Cobo
El tabú más absurdo es que se piense que las mujeres deben estar en la casa y los hombres en la calle, puede ser del mismo modo pero en sentido contrario.
Noticia

SOFA 2016: FANTAS͍A Y OCIO PARA TODOS

Por: Jeffrey Ramos @chefryto 
 
Para los fanáticos de los hobbies (video juegos, anime, series de televisión, hobbies, películas, juegos de mesa y rol) el SOFA se ha convertido en una tradición que algunos esperan todo el año. Pero también, con el paso de los años, este evento ha ido atrayendo a personas que no están necesariamente involucradas con este tipo de aficiones. Curiosos que se sienten fascinados por esa “cultura friki”. 
 
Y aunque el atractivo principal sigue siendo los cientos de personas que realizan cosplay (es decir, se disfrazan e interpretan personajes de diferentes medios pop) el SOFA parece estar evolucionando para ser mucho más que el lugar ideal para tomar fotos, más que un evento para comprar posters, figuras y comics. 
 
En  la versión 2016 se destacaron los diferentes pabellones y exposiciones que mostraban expresiones artísticas de los diferentes hobbies. Por ejemplo, la inclusión de un pabellón exclusivo para que los artistas pudieran exhibir sus ilustraciones y trabajos, convirtieron una porción del SOFA en una galería para el arte geek. 
 
También se dedicaron espacios en cada pabellón para pequeñas exposiciones: construcciones hechas en bloques de Lego, recreaciones de famosas escenas de películas en miniatura, desfiles de disfraces e incluso una galería en la que se recreaba los trajes de famosos personajes de ficción (Superman, goku, los caballeros del zodiaco) en tamaño real. 
 
Con este tipo de muestras el SOFA abre sus puertas no solo a los fanáticos, sino también a las personas del común, que quieren por un fin de semana perderse en ese mundo de fantasía.
 
Y aunque este evento todavía no tiene la talla de convenciones internacionales como las diferentes versiones de la Comic Con (aunque la que se realiza en Medellín está ganando fuerza conforme gana audiencia) la razón por la que vale la pena seguir yendo al SOFA es porque es el lugar ideal para asombrarse: por un cosplay que copia todos los detalles, por una ilustración del joker que parece una fotografía, o incluso por encontrarse con ese amigo de la infancia que todavía sigue disfrutando de Digimon.
 
Noticia

DEL PORRO FEMENINO Y OTROS PELIGROS

Por: Paula Fuentes
 
Aunque para las nuevas generaciones fumar marihuana ya no es un tabú, para muchas personas todavía sigue siendo un tema que genera escozor, y más cuando es la mujer, la que consume en el país del Sagrado Corazón.
 
Fumar marihuana, es una de las acciones vetadas para las mujeres en Colombia, tal como tomarse un trago sola en un bar, coger el bus a altas horas de la noche o almorzar sola, so pena de ser ultrajada. Desde pequeñas, las frases "niñas de casa" o "mujer de bien" nos persiguen y moldean a su gusto: sacar buenas calificaciones, ser femenina, no decir groserías, no salir a horas indebidas, son tan solo algunas 'condiciones' de una larga lista que muchas nos esforzamos por cumplir y que finalmente la mayoría - por no decir
todas - abandonamos.
 
Obviamente en esta lista, no consumir drogas encabeza la larga serie de prohibiciones y ahí la trama se complica para las niñas que, como yo, disfrutamos de la compañía de un buen porro.
 
Si un hombre está fumando yerba en un parque, normal, es un marihuanero, si es una mujer, está buscando problemas o "es de la vida alegre".
 
Es frustrante no poder salir y fumar bareta con mis amigas en un parque sin que ningún sujeto se acerque a coquetear, entablar una conversación o tratar de sonsacar nuestro número celular. No estamos buscando plan, ESTAMOS en nuestro plan. A mi novio cuando lo prende con sus amigos, no le pululan manes o viejas para buscar su amistad.
 
A esto se le suma la familia. Para cualquier papá es difícil encontrar a su hijo fumándose un cachito, pero si es la niña de sus ojos puede convertirse en un problema de grandes proporciones. ¿Cómo se va a casar, a conseguir un buen marido, a ser mamá o a formar una familia si se traba? La respuesta es sencilla: como lo hacen todas.
 
Ser marihuanera no me baja de categoría ni disminuye mi 'esencia' de mujer, claro que no. Soy tan común y normal como cualquier otra a la que le encanta la ropa, las películas de amor, y joder al marido porque sí, porque no o por simple sospecha.
 
Para nadie es un secreto que ser mujer no es una tarea sencilla y no solamente por todas las responsabilidades que nos endilgan sino por el sinnúmero de tabúes que día tras día debemos quebrantar para crear un universo hecho a imagen y semejanza de lo que realmente somos y no de lo que los demás esperan. Y como el camino es largo y culebrero, seguiré acompañando mis días con el dulce olor de mi fiel compañera de aventuras, la que nunca me censura y me regala horas de espiritual delicia.
 
Nota: Este texto no busca promover ni exaltar el consumo de marihuana ni ninguna otra sustancia alucinógena. La anterior es una opinión individual, basada en vivencias y experiencias personales. Todo lo descrito y narrado aquí hace parte de la opinión personal del autor y no refleja la línea editorial de esta revista.
Noticia

El tabú soy yo

Por: Tomás Niño Paredes @tomaco2000
 
Es posible que la primera imagen que llegó a mi mente a la hora de pensar en tabú fue la de Caín, “el diablo colombiano”. Hombre peculiar que decidió transformar su cuerpo para parecerse al mismísimo patas, pero después de un largo debate en el que participó mi cabeza y mi corazón, llegué a la conclusión de que él no es un tabú sino una manifestación del deseo y búsqueda de identidad. A pesar de esto, ese no fue el punto en cuestión que llamó la atención de mi conciencia.
 
Pareciera que en mí habitaran varias personas ¿cierto? O que cada parte de mi raciocinio fuera independiente. Puedo estar un poco loco, pero de a poco voy hilando y llegando al punto. El ser humano es extraño por naturaleza, somos una especie incomprensible. De niños quisimos ser astronautas, pero terminamos estudiando administración y luego trabajando horas extras en un banco para sobrevivir. No es que esté criticando la forma de vida de los banqueros o de alguna otra profesión, simplemente cuestiono la ambivalencia de nuestro comportamiento.
 
Cada ser humano de este planeta es un tabú. Piense en su novia, novio, amigo, amiga, papá, mamá, o en cualquier individuo que conozca a fondo. Está lleno de incongruencias ¿cierto? Te amo, pero te pongo los cachos; eres mi mejor amigo, pero me avergüenzas; hay que ahorrar porque en el futuro uno nunca sabe, veinte minutos después ese personaje se ha gastado el sueldo en chupe.
 
De ahí me pregunto algo ¿es extraño un hombre que transformó su cuerpo para sentirse bien consigo mismo? O ¿es extraño el que hace algo que no le gusta para vivir “bien” y darle gusto a una sociedad que ni lo determina? A mí me hubiera gustado ser el Óscar Córdoba de la Selección Colombia, el nuevo René Higuita con una pantaloneta aún más corta, pero no lo pude ser. A pesar de eso soy titular indiscutible del Pasadena F.C, un equipo de barrio de pura cepa y corazón.
 
Ahora, si solo en el exterior reflejamos todo tipo de incongruencias no me imagino lo que cada uno es por dentro. Un mar de locuras, perversiones y secretos que nadie se puede imaginar. Desde la monja más tapada hasta el universitario más empeloto, hay misterio en el interior. Por lo menos eso me dicen mis 31 alter egos.
 
Hay algo esperanzador en todo esto. En realidad, todos somos diferentes y lo mejor, únicos. De ahí parte la ilusión de un eterno nuevo comienzo. Cada vez que alguien la embarre con uno, habrá otro mejor que será capaz de limpiar el reguero, o siendo positivista, hay otros que serán capaces de hacernos la vida aún más agradable.
 
La edición de Tabú es un barrido por ese universo que hace extraño al hombre. Quisimos tener una mirada curiosa que abordara esos gustillos peculiares, oscuros y misteriosos que tenemos todos; un viaje que va desde su vecino hasta usted mismo. No se asuste si se encuentra con alguna rareza que tenga en común con nuestra edición, más bien siéntase feliz porque hay otros parecidos a usted. El Mallpocket Horror Story, ha comenzado.
Noticia

Doble U ' MIS PERROS'

Porque sin los amigos la vida no sería igual, quisimos que nuestros lectores sacaran su lado tierno y les pedimos que describieran a su mejor amigo en una frase y lo etiquetaran, esto fue lo que compartieron en nuestras redes sociales:

Anabel M Vargas

Le decimos chimbilaco porque se parece a esos animalitos jajaja… su parecido es impresionante jajaja también le decimos señor Burns, por su estatura y postura pero lo queremos mucho al chimbilaco.

Andrés Felipe Chía Ávila

@Claudia Arquez González: los amigos son la familia que se escoge.

Claudia Arquez González

Hasta que no ames a un animal una parte de tu alma estará dormida @Andrés Felipe Chía Ávila

Faber David Burgos

“Eterno guardián de los borrachos y desahuciados, insulso de insulsos, papu de los papus”.

Jeffrey Ramos González

Lo más cercano al amor de mi vida, si ella tuviera boso de hípster.

Mayre03munoz

@vakoriusan “El que no muestra no vende”.

Nazzire Leal Vega

@Fannytta Buitrago: es esa amiga que le pide uno a la vida, una que te consiente y te aguanta… Mi parcerita del alma.

Pao Gómez Angarita

@Lau Gutiérrez Bello; más que mi amiga, mi hermana!; No me juzga y sin importar nada siempre está ahí para mí!

Mayre03munoz

@vakoriusan “El que no muestra no vende”.

Tatoo Sarmiento Ribero

La primera persona que llama cuando recibe una buena noticia o quiere salir para un bocado para comer es un ejemplo de un mejor amigo, por eso “Mi amigo es como el oro, brillante y reluciente que no lo cambio por ningún tesoro”.

 

Noticia

OJOS DE PERRO

Por: Tomás Niño Paredes @tomaco2000
 
Hablar de amigos es hablar de uno mismo, por eso es tan difícil hablar de ellos, porque cada anécdota o cagada, ya que estamos hablando de perros, termina uno inmiscuido. No fui inductor en la universidad y tampoco fui el acompañante de la “Prom Queen” en el colegio, es decir no soy el golden retriever con quien todos quieren estar pero tengo mis perros, esos amigos a los que no soltaría nunca y por quienes me daría en la mula así yo sea un pinscher, uno que sabe cómo y cuándo debe ladrar.
 
Fui el gordo del colegio, una característica que puede ser banal pero que terminó marcando mi derrotero respecto a mis amistades. Ser gordo en la niñez puede ser una especie de tortura. El mundo va en contra de uno, lo gratificante es que uno tiene cómo responder. Con la barriga al aire fui dándome a conocer, fui llenando poco a poco el arco de una cancha de fútbol echa tierra con mi cuerpo y ahí me hice importante. El deporte es uno de
esos conectores mágicos que tiene la vida y en donde cualquiera puede sorprender.
 
Seguí la frase de Oliver Atom y no le tuve miedo al balón, porque el balón es tu amigo. Así aparecieron mis perros, ¡Qué profetas son los japoneses! Todos mis recuerdos, fuera de mi familia, están permeados por ellos. Es bello pensar que tras veinte años una persona sigue compartiendo con alguien que en principio, no tuvo nada que ver con la existencia de sí mismo. Entrar en el profundo significado de la amistad, es complejo. Como lo mencioné antes, hablar de amigos es hablar de uno y no hay nada más difícil que describirse y hablar de lo que se es.
 
Si no lo creen, pregúntenselo pensando en la escena de Anger Management en donde el Dr. Rydell ( Jack Nicholson) cuestiona a Dave (Adam Sandler) sobre quién es.
 
Hay un adagio popular que dice “como te quitan, te dan”. Puede que la frase la haya escuchado en un partido de fútbol, pero este dicho es aplicable a cualquier tesis. Como he perdido amigos, también los he ganado. El primo, el hermano, el tío, la novia, amigos que van llegando de la nada. Recuerdo que mi mejor amiga me odiaba antes de conocerme porque tenía el peinado de David Bisbal. Un odio válido, claro, pero eso no justifica que ella no pudiera aceptar que le gustara el cantante de Ave María.
 
Arriesgarse a dar una definición de amistad es lanzarse a un escarnio público pero cuándo han visto a un pinscher quedarse callado en frente de un pitbull, nunca. La amistad recorre la bondad del corazón humano, la simpatía y el amor desinteresado por el otro, es la prueba de convivencia más pura. Es entender que el otro vale tanto o más que uno mismo, es comprender que la sangre no es la única unión y que el sentimiento puede ser más fuerte que cualquier cosa. Es desear que el otro sea feliz sin ninguna justificación.
 
La edición de Mis Perros es un agradecimiento a esos amigos que han estado ahí en todo momento, es un espacio que abrimos para hablar de instantes felices y de mierda en la que los perros han sido respaldo. No le haga el feo a este perrito que así sea ahora de la calle, siempre ha sido comedido y de su casa. Disfrútela sin hacer cara de perro, eso sí se ve muy feo.
Noticia

OYE MI PERRO

Por: John Alexander Ortiz
 
En la vida he tenido muchos perritos. Recuerdo a mis perritos del barrio con los que crecí, jugábamos yermis, ponchados, golosa, escondidas chinas, escondidas americanas, tín tín corre corre; sin embargo, el 80 por ciento del tiempo lo dedicábamos a jugar microfútbol, aunque también íbamos al potrero a cazar miniculebras y sapos, nos montábamos en los árboles para bajar frutas, hasta jugábamos con tierra, y por supuesto llegábamos a la casa vueltos nada y para rematar, tarde, entonces en el camino ya nos íbamos alistando para la pela que nos esperaba en la casa. Por esa misma época me mandaban a la tienda con mi hermano, mi perrito de infancia Jorge Armando Soto, yo le decía que se llevara doble pantalón porque sabía que nos íbamos a quedar jugando microfútbol, por lo tanto llegaríamos tarde con el mandado y fijo nos iban a pegar, llegábamos a la casa, nos pegaban, pero hacíamos que nos dolía y que llorábamos y nos subíamos a la habitación a reírnos.
 
En mi trabajo como actor, tenía un combo de perritos más conocidos como “los gatos”, eran mis compañeros de De pies a cabeza, éramos muy unidos, todos teníamos fama, inocencia, hacíamos picardías y pilatunas. Con esos perritos paseamos, conocimos y también empezamos a experimentar cosas que no eran las correctas para nuestra edad, yo era el perrito que por la forma de ser me levantaba a las viejas para todos y les decía: “Te invito a una fiesta, puedes ir con amigas, pero que sean lindas”, eso sí, hacía énfasis en que tenían que ser lindas y debían ir solas.
 
También tuve a los perritos con los que practicaba patinaje extremo. Nos íbamos a montar de noche en el centro de Bogotá y le decíamos al señor del bus que nos llevara como a 15 por $2000. En este grupo también conocí a los amigos interesados, los cuales aprovechaban mi fama para beneficio propio; por mí los entraban a los lugares de moda, yo no tomaba pero igual ayudaba para la vaca, había un montón de tacaños. En ese combo había perritos fieles, pero también estaban los convenientes, solo perritos de momento que eran los primeros en salir corriendo cuando había un problema o una pelea.
 
Cuando deje el rap y empecé las rumbas electrónicas, tuve perritos actores de otras producciones que trabajaron conmigo en diferentes novelas y estos si eran los de rumba larga, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo... íbamos al sitio de moda y por ser reconocidos no pagábamos, las chicas nos caían, y me di cuenta que de ahí no iba a salir la mujer que quería para toda la vida...
 
En fin, como pueden ver tuve muchos perritos en mis momentos buenos, cuando la fama sobraba y el dinero no faltaba, pero cuando llegaron mis momentos difíciles muchos de los que se decían llamar mis perritos ya no estaban, eran perros infieles de momento, los que querían que yo les gastara, los que andaban bajo la sombra del actor, los traicioneros.
 
En el tiempo de prueba fue que muchos de los que se decían llamar amigos se esfumaron, en los momentos de lágrimas ya no estaban para alentarme, lo único que percibía de ellos era lastima, pero realmente no eran los perros fieles que yo había creído tener... y de la manada de perros solo me quedó un par; uno, al cual amé con todo mi corazón porque fue el que día y noche me ayudó, me levantó, me dio su compañía, su mano, su fidelidad y palabras de aliento, y a él, Juan Carlos Castillo alías ‘La hiena’, le debo todo en parte de mi primer año de recuperación; y el otro, que es Andrés Palacio, "El rayo", quien también fue muy especial conmigo.
 
A través del tiempo aprendí a no abrir el corazón, aprendí a diferenciar en cuáles personas confiar, quién me servía y a quién servir sin esperar nada a cambio, aprendí que no todos los que se dicen llamar amigos lo son. Hoy puedo decir que el único y verdadero amigo, o perrito, que nunca me va a dejar se llama Jesús.
Noticia

Olvide a su ex en 3, 2, 1...

Cuando se termina una relación la reacción inmediata es eliminar a esa persona en cuestión de redes sociales, borrar el número del celular así se lo sepa de memoria y desaparecer todo rastro de él o ella, pero por más que eliminemos esas cosas, hay otras que no se pueden borrar tan fácil como los recuerdos y los sentimientos, en ese momento quisiéramos que todo fuera tan fácil como oprimir Ctrl+Alt+Supr o Reset.

El dolor es tan fuerte e insoportable que quisiéramos una solución inmediata que acabe con ese sufrimiento, puesto que pensar que eso solo lo cura el tiempo es devastador porque los días son largos, y concebir la vida sin esa persona por un mes parece una eternidad. La buena noticia es que a pesar de todo eso hay una luz, puede seguir estos tips que le van a ayudar a dejar el pasado atrás y ver el futuro con más claridad, o si quiere se puede quedar renegando y diciendo que el amor no es lo suyo y que todos son iguales. Pero para los que quieren salir a flote, acá van:

Lloreeee

Llorar libera, eso hace parte del duelo. No crea que por andar chillando como una magdalena es menos fuerte y está demostrando debilidad. En esa tusa la única o el único que está sufriendo es usted, nadie siente lo mismo, entonces llore todo lo que quiera, lo que crea necesario para exorcizar ese dolor;  va a llegar el día en el que ya no le van a salir más lágrimas y ya no va a recordar con tristeza. Pero pilas, si usted se salta esta parte puede ser peor, porque está bien que llore apenas pasen las cosas, pero después de un año ya no es bueno andar en lo mismo.

Corte de raíz

Esa pendejada de terminamos pero te sigo preguntando “cómo estás”, está mal, no sea de los que hace eso o permite que lo hagan. No es inmaduro intentar desaparecer a esa persona de su vida, la verdad es lo más sano, quizá en el futuro puedan ser amigos, pero apenas termina la relación eso es imposible, no se mienta ni le mienta al otro, las cosas están recientes y uno de los dos puede confundirse, malinterpretar las cosas y salir peor. Entonces no se las dé de valiente, corte con eso y será un solo dolor, ¿que si le va a doler? Sí y mucho, pero va a ser de una o ¿quiere quedarse esperando que su ex le pida ser el padrino de matrimonio con la nueva pareja con la cual las cosas sí funcionaron?

 Acepte que esa relación se acabó y no hay vuelta de hoja

Esta es una de las cosas más difíciles, entender que ya esa relación no va más, que no hay nada que pueda volverlos a unir y que lo mejor es dejar ir. Deje de guardar esperanzas y andar pensando pero es que si tal cosa o es que si la otra… NOO. Se acabó y aunque en el momento no lo vea con claridad después va a estar agradecido y entenderá que fue lo mejor.

Sea consciente de que su ex no es perfecto, no lo siga idealizando

Lo peor es quedarse pensando que no hay otr@ como él o ella, eso es falso, y mejor que no hay alguien igual porque fijo las cosas tampoco funcionarían. Su ex no es el perfecto para usted, no son el uno para el otro, para la muestra: ya no están juntos, ¿quiere otra explicación?

Si se acabó fue por algo, no tiene sentido aferrarse a alguien que ya no está

No vale pensar en supuestos, es que si yo hubiera, es que si el otro hubiera; eso ya no tiene validez. Tenga la suficiente madurez para poner todo en una balanza y reconocer que eso no iba para ningún lado, que tarde o temprano se iba a acabar y que menos mal fue ya, para que cada uno siga adelante con su vida.

Si l@ dejaron por otr@ no se compare

Si las cosas se acabaron por un tercero es inevitable no querer saber por quién fue, y eso es válido, uno siente que se merece saber quién es la persona en cuestión, qué hace, qué es lo que tiene. Pero lo que no está bien es compararse, que si es más bonita o más fea, que si el nuevo tiene carro y usted no… eso es lo de menos; si está más buen@ o no eso NO importa, el todo es que la o lo prefirieron por encima de usted, y no es que usted no sea suficiente, simplemente esa persona le proporcionó algo que usted no. Entienda que así sea lo mejor del mundo si ya no lo quieren no hay nada que valga y punto final.

Salga... y salga mucho

Finalmente, después de haber entendido todo lo anterior, es hora de que elija su mejor pinta y se arregle para sentirse bien con usted, no para gustarle a otro, salga a todo lo que pueda: el almuerzo de integración, la Ciclovía con los primos, la rumba con los amigos de los amigos, el cumpleaños de la novia de su primo; lo que sea que le mantenga la cabeza ocupada, todo se vale para mantener alejados los pensamientos que incluyan a su ex. Lo mejor es que no lo piense, ni para bien ni para mal.

Bonus: ¿Un clavo saca otro clavo?

Ni a favor ni en contra. A veces la salida más rápida es empezar a salir con otra persona para que llene el vacío, aunque esto puede ser perjudicial porque su corazón está roto y su cabeza es un caos, igual no es aconsejable que ande buscando hasta debajo de las piedras y metiéndose con cualquiera solo por no estar sol@. Aunque si la otra persona llega sin buscarla y las cosas se van dando, hágale, eso sí con los pies puestos en la tierra. 

Noticia

DOBLE U

En este mes lleno de flores, chocolates y mucho amor, MALLPOCKET dedicó esta edición a los que no van a celebrar, sino que tienen el corazón roto, por eso les preguntamos en nuestra redes ¿Si se encontrara a su ex hoy, qué le diría? Y esto fue lo que contestaron:
 
Juan Vargas
La saludaría sin mucho ánimo de saber cómo está, ya que al fin la extraño un poco.
 
Angelik Penagos
Lo saludaría y me sentaría con él a hablar y recordar todo lo que vivimos. Y le preguntaría qué ha sido de su vida.
 
Lida Morales Mancera
Le diría: ¿Cómo va la mala vida? Porque la buena la tenías conmigo. ¡Jajajaja!
 
Camila Andrea B.
Le agradecería por todo lo bueno y por lo malo también, porque gracias a sus malas decisiones hoy estoy con un gran hombre.
 
Camila Zapata
Mi peor error, tú.
 
Leidy Carolina Benavides
Solo le preguntaría por qué me hizo daño y si alguna vez sintió algo verdadero por mí. Ah y que gracias a Dios hoy estoy mejor sin él.
 
Gabriel Rodríguez
Yo le diría… Hola ¿qué hace?
 
Jc Lorena
No le diría, le ignoraría.
 
Samantha Gómez
¡Care garbanzo!
 
Carlos Julio Guarín
Muchas gracias por lo vivido y brindado, y perdón por las heridas que haya causado.
 
Alejandra Ramírez
Le diría: “Hola, ¿cómo estoy?” jajajaja.
 
Ro Mena
Lo último que quiero es encontrármelo.
 
David Pérez Villamor
Le diría: ¿Cómo va tu futuro sin mí?
 
Carolina Cortés
Lo saludaría normal, igual nos seguimos hablando como amigos.
Noticia

Domesticados por el Oficinismo

Por: Hugo Posada @PosadaHugo 

¡No me van a creer la felicidad! como director de Mallpocket es la primera vez que me dejan escribir, tal vez agarré de buen genio a la directora editorial, es más, casi no me dejan publicar por cuadriculado, ñoño y oficinista... ¡Mi querida directora editorial espero no defraudarte!

¡Estoy a favor del oficinismo! no me vayan a crucificar, permítanme explicarles el porqué de mi posición:

En mi caso, después de tanta libertad, pereza y vagancia; el oficinismo me ha ayudado a adquirir disciplinas en todas las áreas de mi vida:

La mayoría de personas que conozco, que están en contra del oficinismo y dicen ser independientes, me han incumplido algunas veces; no los culpo, yo también fui freelance, trabajé prestando servicios esporádicamente, hasta monté empresa unas cuantas veces y les confieso que fracasé.

Hasta que no aprendí la importancia de levantarme temprano, cumplir horarios y entregar mis tareas a tiempo entendí por qué mi mamá me ponía límites y me fregaba todo el tiempo... ¡Gracias mamá, tú eres la primera oficinista que conozco!, y es que nuestros papás son oficinistas ¿o no?: Mijito levántese, mijito cepíllese los dientes, mijito desayune, mijito se le va a hacer tarde, mijito, mijito, mijito...

Pero bueno volviendo al tema principal, el oficinismo es bueno, mirémoslo desde un lado positivo, cumplir con horarios puede crearnos buenas disciplinas para nuestra vida: como entregar nuestros trabajos a tiempo, no dejar las cosas para última hora, ser organizados. Si nos proponemos algo y somos disciplinados seguramente vamos a conseguirlo.  

Desde mi punto de vista, sin el oficinismo el mundo sería un desorden, déjenme les doy sólo unos ejemplos:

¿Qué pasaría si las personas que manejan las torres de control de un aeropuerto llegan tarde o no están?: se retrasarían los vuelos, los pilotos de los aviones no sabrían en dónde aterrizar y desde cuál pista despegar, sin pensar en los accidentes que esto podría ocasionar.

¿Qué pasaría si los médicos y enfermeros de los hospitales no cumplieran con sus horarios de trabajo? las urgencias serían catastróficas, más de lo que son, moriría más gente porque no estarían los especialistas en su puesto de trabajo.  

¿Qué pasaría con los espectáculos deportivos sin los oficinistas que hacen que estos eventos masivos se cumplan a tiempo? porteros, logísticos, policías, vendedores de boletería, etc. Eso sí, me imagino qué pasaría si llegaran los "maestros y dueños de su tiempo" y estos eventos empezaran tarde, dirían: Pero qué es estoooo, qué le pasa a esta genteeeee, es que mi tiempo no vale o qué, Qué falta de respeto, ¿qué contradictorio, no? Lo digo porque lo he visto con mis propios ojos, es más, con mis cuatro ojos.

Yo manejo mi tiempo, eso era lo que yo creía, pero ¡Qué va! Algo que me causa un poco de gracia es que cuando estamos en la universidad nos quejamos de los largos huecos entre clase y clase, pensamos... "qué perdedera de tiempo" pero la mayoría de nosotros en vez de utilizar esos lapsos para adelantar trabajos o capacitarnos más, nos tomamos ese tiempo para el delicioso ocio ¿o  no? ahhhh díganme si no, ¿ven que tengo razón en parte?

La conclusión de todo esto es simple, déjese domesticar por el oficinismo, no es tan malo como parece. Si trabaja bajo el régimen oficinista disfrútelo, aprenda, sea disciplinado, sea cumplido, para que cuando sea independiente o empresario pueda ser un responsable "dueño de su tiempo".

!Les habla humildemente la voz de la experiencia!

Noticia

UNA TUSA PARA ESTA MESA

Luis Carlos Ávila @benditoavila
Hace poco estuve hablando con un hombre, quien me abrió su frustrado corazón para contarme que acababa de terminar con su novia. Eso no es noticia, y menos en Colombia, donde nos anestesiamos con la violencia diaria en pequeña y gran escala, casi como si fuese una sección más del noticiero. El punto es que el tipo contó que su ex lo mandó a volar bajo una excusa que, espero, alguien logre descifrar: "te dejo porque no te costó nada conquistarme".
 
Si yo quedé peor de desubicado, imagínese al pobre tipo, a quien la perorata le supo a todo menos a lógica. Y ese es el problema, hemos adoptado un sistema amoroso donde pensamos que en el amor no hay dolor. Nada más falso que eso. El amor también desgarra, demanda un rompimiento mental y personal donde uno se compromete a fondo con alguien en cuanto ese alguien también lo hace. Es un acto de negación afectiva donde ambos mueren para ganar.
 
¿Y qué pasa cuando uno de los dos decide compactar esas promesas y esperanzas para detonarlas con TNT? ¿Qué decir de aquel que lo dejó todo en la cancha, para que llegara un rival a gambetearse la pecosa que tanto ha cuidado? ¿Cómo no sufrir por amor cuando este se muere y por este se siente morir? ¿Cuando el amor se daña es mejor cambiarlo en vez de repararlo? Son preguntas a las que como seres humanos alguna vez nos hemos tenido que enfrentar, pues de rupturas amorosas e historias detrás de ellas está hecho el mundo. 
 
No hay amor sin despecho, palabra que seguramente viene de la sensación oprimente de “perder el pecho”, en un rompimiento del corazón y del esternón de paso. Porque la tusa, bendito plato con aroma de postre y sabor a arsénico, viene siempre por sorpresa y con las más bajas motivaciones. Lo paradójico es que la decepción es una emoción con una fuerza equivalente al mismo amor: lo que unió con tanta pasión, termina separando con la misma potencia, dejándolo a uno con un deseo agresivo y descorazonado en el que caben todo tipo de reacciones, preguntas y desconciertos.
 
A uno no le dan cátedra para sobrellevar la tusa ni para evitar caer en ella, y es por eso que se va aprendiendo a enfrentarla con lo que se tiene, que nunca será suficiente. La cabeza maquinando teorías conspirativas, el corazón ideando estrategias y los pensamientos desorbitados robándose la poca paz y sueño que queda, convirtiéndose en malos compañeros de viaje hasta que el tiempo pasa. 
 
Por esas y muchas otras razones, dedicaremos esta edición a hacer de tripas corazón, a volver a poner el pecheche sobre la mesa como quien va a diseccionar un sentimiento al que le huimos, pero que es inevitable y por tanto se vuelve algo que uno aprende a vencer y hasta disfrutar. No hay amores buenos ni malos, ni hay tusas buenas o malas; son cosas que uno sabe (tusa-bes) que en el fondo hacen crecer aunque no gusten, como la Emulsión de Scott. 
 
Así que es momento de sacar el Kleenex, poner esas canciones que en sano juicio uno jamás cantaría a grito herido y entender que los sentimientos que no se enfrentan, se quedan a perturbar para siempre, pero que los desamores con los que uno aprende a convivir son esos que después liberan. Así como el tipo del inicio, quien ya apartó 3 ediciones de esta Mallpocket: una para él, otra para su ex y una para su nueva novia, quien no empezará de cero después de leer la carta del restaurante emocional al que se está montando sin saberlo.
Noticia

Utopía y Distopía

Por: Tomás Niño Paredes
 
 
Respiración agitada, pánico, un cuarto oscuro, unas manos atadas y unas tijeras afiladas perfectas para cortar la cuerda y así huir por el único hoyo que lleva a una salida. Tensión, llega el momento de decidir, la escapada es inminente; sin embargo, hay un silencio, una pausa que carga una pregunta— ¿qué habrá más allá de la luz?—. La indecisión le carcome y sobre todo, su gran debilidad, la soledad. Si tuviera a alguien que cortara su atadura y le dijera —huyamos—, todo sería más fácil y mucho más sencillo si tuviera un smartphone con acceso a Internet para googlear cómo escapar, pero no es así.
 
Mundos perfectos, utopías, tormentos y distopías se han interpuesto en nuestra realidad, enloqueciéndonos, haciéndonos temer. La única solución ha sido agruparnos, juntarnos como especie. La compañía es necesaria, nos valoramos en la unión, pero cuál es el límite. Somos sociables por naturaleza, lo dice Aristóteles en su Política. “El hombre perfecto es el mejor de los animales, así también, apartado de la ley y la justicia, es el peor de todos”. Fue necesario organizarnos, amansarnos para convivir, nos domesticamos de manera masiva para así poder avanzar.
 
Desde ese momento se emprendió un camino en el que todos estamos juntos, pero tal vez no unidos. El mundo camina bajo normas y estatutos que se tienen que cumplir, así operamos. No somos máquinas pero trabajamos bajo reglamentos, comandados por un Estado. Para cada tesis existe una antítesis y al Estado le llega la anarquía, el caos o una forma de vida diferente. Nuestro planeta ha tenido momentos de confusión. En el siglo III, tras el asesinato del emperador Alejandro Severo, el descontrol se tomó el Imperio Romano y durante 50 años no hubo quién cogiera las riendas.
 
Como lo vivió uno de los imperios más grandes, muchas otras civilizaciones lo han experimentado. Insatisfacción. God save the Queen gritaron las calles de Londres en 1977, las voces ya no eran las de personas que entonaban el himno de la monarquía del Commonwealth sino de jóvenes con crestas y taches en sus chaquetas quienes con rabia en sus bocas seguían las letras de los Sex Pistols.
 
El Punk nació en Inglaterra como respuesta a una sociedad desigual en medio de la fuerte crisis económica que atravesaba el Reino Unido. Aunque en principio fue imagen y música, con el tiempo el Punk se convirtió en un movimiento que cargaba una filosofía contestataria de vida. Para algunos esa era la respuesta, total anarquía; sin embargo, no se daban cuenta que bajo su ideología estaban amarrados a su retórica, lo que nos lleva a un solo camino, todos estamos unidos a una cuerda, a una cadena que nos fraterniza con nuestra génesis, con nuestro inicio domesticado. 
 
No toda cadena es mala a pesar de que muchos lo vean de esa manera. En la mitología griega Teseo fue salvado por el amor representado en una cadena de vida. Ariadna, enamorada de él, le dio un hilo que le entregaba la salida del laberinto en donde se encontraba el minotauro. Tras matarlo, Teseo pudo salir con vida. La domesticación puede estar asociada con la pérdida de la libertad, pero en ciertas ocasiones la expande.
 
Las imposiciones son castrantes y violentas, pueden materializarse en normas o reglas, pero también en espacios, lugares y ciudades. Así lo vivió Franz Kafka, afamado escritor checo. Praga fue una madre con garras, llena de magia negra y oscura que lo amenazó siempre al igual que su padre. El joven Franz se crió en un mundo lleno de miedo y culpa, algo no muy distante de nuestra realidad, lo que se vio representado en el espacio en el que vivía. 
 
En una conversación que sostuvo con su íntimo amigo, el poeta Gustav Janouch, Kafka relataba que Praga no era una ciudad, sino una fisura del océano durmiente, cubierta por los restos de piedras quemadas por sueños y pasiones. Para él el universo en que trasegaba era opresor y enfermizo, Praga era su jaula y su refugio. 
 
Estamos reducidos a un espacio en el que compramos cosas que no necesitamos, con dinero que no tenemos para impresionar a personas que no nos agradan, eso no lo dijo Kafka, lo dijo Tyler Durden en el Club de la Pelea (1999).
 
Es posible que vivamos en ese mundo domesticado, que seamos las “pilas” de Matrix (1999) alimentando a un sistema. Tal vez no estamos inmersos en una plataforma llena de gel, conectados a una realidad virtual pero presenciamos desconexiones físicas con nuestro entorno al estar ocupados en trabajos y estudios que poco aportan a nuestro espíritu.  Kafka escribió a Felice Bauer, uno de sus amores, que su trabajo como abogado era inaguantable, razón por la que aprovechó la literatura para hablar del insoportable mundo burocrático de las oficinas. 
 
Bajo una depresión causada por la absorción de nuestro tiempo la cosa puede empeorar. Encausados por un destino de domesticación, el ojo vigilante del “gran hermano” abre un espacio que termina envalentonando una rebelión, a pesar de que no triunfe. Como muestra de esto vale observar a Winston Smith, protagonista de 1984, novela de George Orwell. Él es víctima de un régimen intrusivo y capaz de manejarlo todo. Desasosegado, su deseo siempre fue huir, ejemplo que muchos siguen. Vivimos en un mundo que está lejano del control. Estamos en la era de la libertad, de la libre expresión a través de medios democratizados, como lo es Internet.—Ahí soy libre, digo lo que quiero porque puedo—, dice el coro libertario de Facebook pero ¿será así?.
 
Internet nos ha abierto la ventana para conocer lo distante, para conectarnos con lo lejano y para “declarar nuestra libertad y rebeldía ante el mundo entero”, puede que sea así pero no sucede en todos los casos. Un statu quo fermentará ideas reactivas, queremos mostrarnos diferentes, irreverentes pero la realidad de que así sea puede distar de lo que sucede.
Nuestras generaciones sienten poder con sus letras, la capacidad de acabar con alguien a través de redes sociales es latente, así ¿cómo no sentirlo?. Sin embargo, la libertad no se mezcla con el irrespeto.
Por otro lado el exponer nuestra vida en redes nos distancia de la realidad y de la experiencia única que da la vida. Las redes tienden a domesticarnos, a amarrarnos, son un lastre que termina adormeciéndonos en un mar donde vemos y mostramos lo que cabe en un display. ¿En realidad nos hacen libres la redes o nos amarran? Susan Sontag apuntaba en 1977 que “el necesitar confirmar la realidad y la experiencia aumentada es un consumismo estético al cual todos somos adictos actualmente”, esto lo decía refiriéndose a la fotografía. Es realmente estúpido tener una vida para colgar imágenes en Instagram y no vivir las experiencias. Las manos negras de la domesticación se vuelven cada vez más perversas cuando no vemos que están sobre nosotros.  Es peligroso caer bajo el adormecimiento de la domesticación, más cuando muchos no se dan cuenta de ello. Muchas atrocidades ha vivido la humanidad a causa de la manipulación, el Holocausto Nazi puede que sea el ejemplo más relevante. Pero no nos enmarquemos en él, para entenderlo podemos ver películas como La Ola (2008), film alemán, inspirado en un experimento que buscaba ejemplificar la autocracia y que termina en tragedia o  El Experimento (2001) otra historia que pone a prueba al hombre armado de poder. 
 
La domesticación en estos términos acaba convirtiéndose en opresora y la causante del peor de los cautiverios. Aquí el miedo por no ir en la misma manada termina marcando el destino.
 
Somos parte de un universo con el que compartimos nuestra vida, el punto de partida es el respeto y bajo ese esquema la domesticación, impartiendo cierto tipo de orden, es necesaria. Siendo el interior de cada ser humano el que hace la diferencia. Ciertas culturas creen en una vida presente y única en cada uno, la cual se manifiesta en formas infinitas, cada quién es belleza y poder del cosmos. Puede que no sea así; sin embargo, estas posturas plantean una vida apegada a la experiencia del ser y no a la de ser-Instagram. Cada cual hace su búsqueda y elección. Ni la Utopía ni la Distopía existen, solo concurren en nuestra mente.
Noticia

DOMESTICADO EQUIS

Por: Tomás Niño Paredes

@tomaco2000

Toda mi vida he evitado la domesticación. Es un hecho, me lo dijo mi madre en el momento que tuve conciencia. Rechacé la teta desde el primer mes, es posible que la razón haya sido independencia, libertad. Desde que estaba en el útero lo supe, estaba claro en mí. A pesar de que en mi familia hay tendencia de mellizos no dejé que nadie más entrara ahí. No iba a compartir con ningún otro espermatozoide un lugar tan pequeño, no señor, ni mucho menos la misma ropa en la adolescencia. Conozco casos en que el mellizo menor, algunas veces más bajo en estatura, debe usar la ropa de su hermano y seguro ese iba a ser yo. Esa es mucha castración.
 
Así que un día, a los tres años, alisté mi ropa, mis pañales y los puse en un palo de escoba. Estaba listo para huir, para inspirar  el Into the Wild rolo, una película para niños diferentes. No lo hice, vi a mi madre reír tanto que entendí que había entrado en un ataque de pánico. Soy independiente pero no un salvaje. Regresé a casa y decidí ser diferente a todos, así que comí hasta ser el doble de cada niño. ¿Quién se va a meter con un mini sumo criollo? Al parecer sus pares o por lo menos esa es la historia que se narra en casa ya que un día volví con la camisa del colegio al revés. Desde ese entonces amo a los gordos, rebeldes por naturaleza.
 
Qué duro fue el colegio. Yo, un ser de luz, independiente, que siempre ha buscado correr por la calle como obra de Spencer Tunick, obligado a vestir como ratón de laboratorio junto a otros 700 cachorros en celo. El uniforme de mi colegio era gris, así que entenderán la analogía. A pesar de todo lo logré, reté a la institución y la vencí. Si tan solo hubiera nacido en Londres, The Clash hubiera cambiado su canción I Fought the Law, ellos perdieron y yo gané… todo habría sido tan diferente. Dicen que el orden de las cosas es que el joven bachiller se gradúe y aprenda. Esos son cuentos, yo gané.
 
En la universidad sí que me rebelé. Me camuflé como un estudiante cualquiera para atacar desde el centro. Pasé desapercibido y cambié millones de pensamientos, miles, cientos, decenas, un par, bueno no cambié a nadie pero lo importante es que lo intenté, el cambio viene del interior o por lo menos eso es lo que dicen las personas en mi muro de Facebook sobre la paz, y si está escrito ahí es porque es cierto. Después del fracaso vino el cambio. Con el tiempo parecía el George Best de mi universidad, un RBD completo. La única diferencia es que no era tan apuesto y puede que mi look se acercara más al del “Memo” Ochoa, pero eso no es importante, la imagen es nada como decía una marca de gaseosa hace un tiempo.
 
Entendí que para ser diferente tenía que obedecer a pasiones únicas, distintas a las de todos. Por eso afiancé mi amor por el fútbol, una pasión que como yo, nadie vive. De la misma forma fui adaptando otras pasiones a mi vocación. El cine más “independiente” se coló por mis venas, al igual que la escritura más única comenzó a brotar de mis manos. Ahora tengo casi treinta, tengo carro, casa y dentro de poco, seguramente, tendré una familia propia. ¿Mucho espécimen tan independiente, no les parece? Veo atrás y río con gusto por lo que he vivido. He aprendido de todas y de todos. He estado domesticado siempre, arraigado a los que quiero y a lo que quiero, aprendiendo de ellos y enseñándoles muy poco.
 
Todos estamos amarrados a algo, atados por una conexión universal mágica. Eso no es malo, lo negativo algunas veces es no levantar la cabeza para avanzar, ya que al no hacerlo terminamos en un lugar que no queremos. La edición de Domesticados nos habla de esto y de aquello, de cómo creemos ser los más rebeldes pero al fijar bien nuestra vista sobre nosotros mismos terminamos siendo los corderos más dóciles, vestidos con “Doctor Martins”, jean sin bolsillo, gorra tres pisos y un celular que escucha todas las insensateces que somos capaces de decir y escribir mediante tuits o posts de independencia. Aprendamos de cada uno, veamos qué nivel de domesticación tenemos, liberémonos al menos del pudor. Usted lector no tenga miedo, recuerde que fue un espermatozoide ganador, como yo. No lo dude, destétese y aprenda.
 
Noticia

Doble U

El amor es de esos temas polémicos, que se basa en ideales de lo que debe ser, pero la mayoría de veces termina siendo todo lo contrario, por eso le dimos la oportunidad a nuestros lectores de expresar sus sentimientos más puros o en algunos casos oscuros, con esta pregunta ¿Cuál cree que es el mejor método para domesticar a su pareja?
 
Andrea Castro Galvis 
 
Se le da agua y comida a la misma hora todos los días, Así se acostumbra que todo a su tiempo, la gula es un pecado, jaja.
 
Angelik Hurtado
 
Con buena comida.
 
Antony Márquez Piñeros 
 
Con plata.
 
Javier Ortega 
 
Si no hace caso es porque no se le ha dado el suficiente látigo. 
 
Danny Manrique 
 
Siempre brindarle el respeto y confianza que se merece. Si no lo aprovecha porque está mal ‘domesticada’, que se abra jaja.
 
Johanna Rodríguez
 
El que se enamora pierde, así que enamórela.
 
Juan Torres
 
Lanzarle una Pokebola.
 
Nicolás Velosa
 
La mejor forma es consintiendo a su pareja con lo que le guste, un detalle al año no hace daño, si no lo valora, sobra.
 
Paola Escobar Castellanos
 
No hay ningún método, eso es cosa imposible jajaja.
Noticia

Domesticar o dejar ser, opiniones de una madre

 Por: Blanca Paredes

Nuestro hermoso planeta azul gira en una secuencia ordenada y constante. Gracias a ello ni nos damos cuenta de las vueltas que se suceden una tras otra. Pero, inconscientemente, todos vivimos con este movimiento predeterminado en el proceso de entrar en la norma, de marchar con lo establecido. Bueno, por lo menos eso ocurre en la mayor parte del mundo. Los colombianos somos la excepción a muchas reglas y aunque esto puede ser divertido para algunos a otros nos hace la vida imposible.

Ser una madre en Colombia, en estos tiempos, implica, además de otros retos, tener la capacidad de lograr una comunicación clara, estrecha, verdadera, con ese hijo que se está dispuesta a “levantar”. Tremenda misión en el siglo de las relaciones instantáneas que se enmarcan por las redes sociales.

Ya que en nuestro país padecemos del “desorden” constante en las calles, por el tráfico y los peatones, tanto como el de la vida cotidiana, por la manera que tenemos para interactuar, yo me pregunto: ¿Será que como madres colombianas hemos fallado? ¿no nos preparamos suficientemente para “someter” a nuestros retoños? Difícil encontrar la respuesta. Siento que lo que no hicimos fue inculcar algo de civismo a ese gran número de energúmenos que invaden nuestro país, devastándolo ¿y son hijos de quién? ¿Mamás que no enseñaron? Dieron rejo o chancleta cuando se sentían “copadas” por las obligaciones. ¿Sería?

Las hordas que salen los domingos por la séptima en Bogotá, que necesitan un policía encima constantemente, y ni así dejan de arrojar basura al asfalto, aunque tengan una caneca cada diez metros. ¿A qué especie se parecerán? La verdad me apenaría nombrar alguna.

Somos sui géneris, ¡no hay duda! Dejamos a los homínidos en sus selvas, menos mal para ellos. Y aquí, dizque la civilización, hacemos “de las nuestras”. Si hay un parque agradable, se vuelve sitio de moda y en poco tiempo queda tumbado; las rondas de los canales que llevan las aguas residuales huelen tan mal porque además de lo que transportan estos, reciben buena cantidad de orina de los taxistas de sus riveras, y qué decir de la cantidad de excremento canino que se encuentra en cualquier calle, pobres perros caminando en ese... espacio que “protegen” sus domadores.

Cómo hacer para lograr despertar el sentido común sin tener que recurrir a “organizaciones de buenos muchachos” que nos ayuden. Tuve cuatro hijos que se llevan entre sí desde cinco hasta nueve años. Cada uno fue “hijo único”; les dediqué mi tiempo, mi amor. Yo tenía mis actividades, de hecho terminé mi carrera entre mi primera hija y el segundo varón. Y ejercí una enseñanza de “disfrute de la vida” con la vagancia, pero no era así. No sé si aconsejar esta conducta pero sé que ellos no perdieron nada por faltar una mañana aburrida de colegio en su primaria o bachillerato, con esa iniciativa los “desdomestiqué” un poco. En esas salidas uno goza, observa, corrige con amor y crea lazos estrechísimos que ni los más grandes problemas rompen.

Entonces mi propuesta es: Sí, a la domesticación animal; No, a la doma de tigres y leones, ¡mejor que gocen de sus hábitats! ¡Abajo, en la crueldad con la cría de tantas especies! Y con nuestros hijos, respeto, enseñanza amorosa para que crezcan sin frustraciones, autocontrol, con su creatividad y capacidad de entender la vida, intactas, con criterios amplios, bien trazados, con un imaginario que les permita vivir y dejar vivir, sin perder su capacidad de crítica y conservando siempre la de ser felices. Y para los que no crecieron de esta forma, rejo. ¡No¡ Esta tampoco es la forma, de alguna manera la cultura se sobrepondrá sobre los animales que imparten electro choques. Qué autoridad tengo para escribir esto, me pregunto. La que me da el haber criado cuatro hijos autosuficientes, que construyen solos sus vidas, que se preguntan a sí mismos, no a mí o, a los demás, qué hacer ante determinada situación. Que cometen errores pero los asumen y siempre buscan soluciones.

Noticia

Bendita sea su majestad 'La Tusa'

La tusa es una vaina muy berraca, a quién le va a gustar que lo dejen, no se puede negar que es un asco estar entusado; pero tampoco se puede ignorar todo lo que una tusa puede llegar a enseñar, eso solo es una raspadita, hay que levantarse, sacudirse y seguir adelante, eso sí con todo el aprendizaje a cuestas. Estas son las cosas que solo puede enseñar su majestad La Tusa, porque una cosa es que le cuenten y otra vivirla literalmente:

1. El amor se confunde con costumbre. Después de llorar, patalear, rogar— en el peor de los casos—, decir que no puede vivir sin esa persona en cuestión y echarse a la pena por unos cuantos días; llegará la calma, tendrá ese momento de reflexión en que evaluará la relación y verá que era más la costumbre que el amor, por algo se acabó esa vaina, porque así suene muy cursi, si hubiera habido amor la historia sería otra.

2. No dejar a los amigos por andar cuadrado. Ese es un grave error que cometemos cuando nos metemos en una relación, todo se convierte y se centra en esa persona, el problema es cuando ese ser amado decide partir sin compasión y volteamos a ver y  ya los amigos no están, ¿por qué?, sencillo, uno mismo los alejó y ahora le toca aguantar desplantes y burlas, porque fijo le van a decir: “lo dejaron otra vez, claro como está solo y entusado se acordó que tiene amigos”, etc. Que le quede de lección, no tiene que dejar a un lado a su círculo social por andar en las mieles del amor, ya sabe lo que se siente quedar solo y entusado, por si le vuelve a pasar por lo menos tendrá a sus fieles amigos.  

3. Hay que cerrar ciclos. Si terminó la relación no hay más qué hacer ni qué decir, lo mejor es que no caiga en ese jueguito de que ya no somos pero hablamos. Dese un tiempo prudente o fijo vuelve a recaer y las segundas partes no aguantan, y como dice una canción “cuando el amor se daña es mejor cambiarlo en vez de repararlo”, además estar entusado y hablar con el ex es como andar echándole sal a la herida y andar quitándose la costra, esa herida no va a sanar si usted sigue en contacto.Lo mejor es que aprenda a cerrar ciclos, quizá en el futuro sean mejores amigos, no se sabe, pero mientras supera todo es mejor que corte de raíz, nada de mensajes para saber cómo está, si le da por esas piense que está muy bien con otro u otra y usted ni siquiera se le pasa por la cabeza.

4. Aprender de los errores. Si eso se acabó es por algo, y fijo con cada tusa aprende algo nuevo para no volverlo a repetir en futuras relaciones, a menos que sea masoquista. Por ejemplo: hay mujeres que después de cambiar pañales y andar en líos infantiles por fin aprendieron que no deben salir con tipos menores, hay hombres que después de estrellarse les quedó de lección que no tienen que meterse con viejas locas y controladoras, y así con todo.

5. El amor no cambia a nadie. Al principio como hay ‘amor’ se cae en el error de pensar que todo eso que no le gusta de la pareja se lo va a poder cambiar o va a acostumbrarse, pero resulta que NO, eso no pasa, después esas cosas son el detonante de miles de agarrones o la persona puede cambiar por un rato y luego retornará a lo que siempre ha sido, no pierda el tiempo.

6. Ahora puede hacer lo que quiera sin remordimientos. Una vez ya acepta que esa relación se acabó, final final no va más, lo primero que tiene que hacer es pensar en todo lo que dejó de hacer por andar cuadrado y empezar a hacerlo, sí, llamar a esa vieja que le caía en clase, hablarle al man que siempre le gustó pero no fue capaz por andar emparejada, salir con sus amigos y dejar el celular de lado porque ya no hay a quién rendirle cuentas, o lo que sea. El sabor de esa libertad solo lo puede experimentar después de la tusa.

7. No necesita de alguien más para estar completo. Lo más difícil de la tusa es tener que volver a la vida solo, esa persona con la que compartía cada una de sus actividades ya no está y no va a volver, y aunque parezca que nada tiene sentido la idea es que usted aprenda a ser independiente, a conocerse y a aprovechar el tiempo de soledad, luego ya será costumbre y hasta disfrutará esos momentos sin compañía hasta que llegue el o la que es.

8. Conocer más a la persona antes de meterse en la vaca loca del amor. Si conoció a alguien y a la semana ya son novios, complicado, fijo después va a andar jodido preguntándose ¿por qué me pasan estas cosas? Una relación implica muchas cosas, es coger todo lo que usted es y mezclarlo con otra persona totalmente diferente, eso incluye gustos, carácter, familia, amigos, proyecto de vida etc. Lo mejor es que para no tener sorpresitas se dé un tiempo prudente para conocer al objetivo antes de sumergirse y asfixiarse en el amor. 

 

Noticia

Las 25 cosas más ficti de las mujeres

Comprender a las mujeres requiere de un amplio trabajo de investigación, dedicación, paciencia y entendimiento. Saber qué es lo que realmente quieren es como atravesar un laberinto de miles de posibilidades; sin embargo, existen algunas acciones que hacen muy ficti a algunas mujeres, aclaro que no todas son así, pero:

1.  Hay chicas que arman drama por absolutamente todo, que pasó otra vieja y la “miró mal”, que el novio supuestamente miró a otra y el man por ahí estaba perdido en el infinito, bueno hay tipos que sí, pero no todos, créanme. No sean tan dramáticas a menos que estudien actuación o algo por el estilo.  

2. Las que se maquillan en exceso. No crucen la línea que las lleva a ser mimos, es perjudicial cuando le dan un abrazo a alguien y esa persona lleva camiseta negra, paila, se la dejan llena de polvos. Agrego que a los hombres no nos gusta que se maquillen en el bus, pero comprendemos que se les haga tarde y no alcancen a hacerlo en casa.

3.  Piden un buen hombre y se meten con el más paila. No se crean la parla barata del que se las da de “rebelde” y que luego las va a tratar bien mal.

4.  Se dicen perras entre ellas mismas. Por lo que más quieran no se traten así, no aporten al machismo.

5.  Critican a cuanta vieja pasa. “Que vea esa tan gorda, vea esa que parece un palillo…”, criticar no va a hacer que la gordita adelgace como dice el Pibe en los comerciales de Reduce Fat Fast, ni va a engordar a la flaca. Primero es bueno verse a sí mismo antes que criticar destructivamente.

6.   Las que son gasolineras. Por favor, esto sí es que es inaceptable. No sean de esas que dicen “y es que si el man no tiene carro no me meto con él”, mamita, la vida les dio cerebro y habilidades para que se consigan sus propias cosas. No dependan de un man.

7.  Dicen que están gordas todo el tiempo. No sé si es un filtro del espejo o qué, pero cuando le preguntan a la pareja si están gordas, pues obviamente les dirán lo que quieren escuchar, que no.

8.  Dicen que no quieren estar con nadie y a la semana se cuadran con alguien.

9.  Se las dan de feministas pero se hacen las pendejas a la hora de pagar la cuenta. Eso es igualdad, ayudar a pagar la cuenta cuando salen con su pareja, cuento o quien sea.  

10.   Que acepten que un man va a dejar a su novia por quedarse con ustedes. Si aceptan eso, chicas, corren el riesgo de que el tipo les haga lo mismo y las deje por otra. Ahí sí bajo su responsabilidad.

11.   Que critiquen al novio de todas las viejas y el de ellas no es que sea el más chimbita.

12.   Que crean que por ser delgadas tienen un cuerpazo.  Miren, ser delgadas no es tener buen cuerpo, un buen cuerpo es aquel que se ejercita y demás, si no entonces todos los manes bien flacos estarían re buenos.

13.   Envidiarle y criticarle todo a las amigas. Parce, son sus amigas, compórtense como tal, no como las malditas que hablan mal a sus espaldas.

14.   Meterse con el novio de la mejor amiga. Esto merece cadena perpetua, mejor dicho pa’ la hoguera. El novio de la mejor amiga no está ni bueno, ni lindo ni nada, es el novio de la amiga y punto.

15.   Que busquen al ex cuando consigue novia. No faltan esas que rechazan un montón al ex mientras el man las busca para que vuelvan a intentarlo y ustedes se van de dignas diciéndole que no, pero, ah, cuando se cuadra con una nueva chica ahí sí vuelven porque no pueden verlo feliz. No jueguen a eso del ‘ni contigo ni sin ti’.  

16.   Las que dicen ¿la novia no lo deja?, eso es la versión escrita del “¿se le hace ‘achí’?”  Si ustedes proponen algo, el hombre tiene novia y les dice que no, no salgan con esa pregunta, no se pongan casquisueltas, a ustedes no les gustaría que le dijeran lo mismo a su novio.  

17.   Las que se toman la foto sensual y le agregan un versículo de la biblia. La doble moral es de lo más falso, uno no puede tomarse una foto en bola y agregarle un comentario como “¡Todo lo puedo en Cristo que me fortalece! - Filipenses 4:13”.

18.   Que digan que no toman y luego va uno y se las encuentra bien ebrias en un bar. No tiene nada malo que tomen o se emborrachen, tan solo no lo nieguen. Sean ustedes mismas frente a todo el mundo.

19.   Las que suben fotos por todo. No es necesario saturar a sus seguidores en un solo día de muchas fotos. Que la foto en el baño, en la cocina, tirando la basura, tomando café, echándole azúcar al café, mezclando el azúcar que se le echó al café; no, eso no es necesario.

20.   Las que se la pasan dándole like a las fotos de un man y cuando lo ven de frente no son capaces de saludarlo, simplemente agachan la mirada, continúan su camino y le dicen “oye, te acabé de ver”. Por favor coherencia.

21.   Aquellas que muestran el hambre demasiado. No crean que solo ocurre cuando un hombre les muestra demasiado. Que ustedes lo hagan asusta también al tipo.  

22.   Que sean manipuladoras. No siempre deben tener el control y la razón, sabemos que hay chicos muy nobles pero no se aprovechen de eso. Tampoco tiene porqué hacerles caso en todo.  Por ejemplo, si el man está sentado en el sofá sin hacer nada, no quiere decir que esté esperando a que usted lo ponga a hacer cosas, sencillamente quiere estar ahí echado haciendo nada.

23.   Que se tomen selfies sacando la cola. ¿No les da miedo que un día se les fracture un hueso de tanto hacer pose sacando nalga?  Comenzando porque esa pose es bien horrible, acéptense como son.

24.   Que salgan a cenar con un man y no coman porque “guardan la dieta”, si creen que eso las hace más bellas, se equivocan, un hombre prefiere a una mujer que come buena cantidad y de todo.

25.   Las que usan jean con relleno en la cola. Please no usen eso, porque las condiciona a siempre usar ese tipo de ropa, pues les recoge todo, quedan bien nalgonas y cuando un hombre las ve en leggins, pérdidas, no era nada de lo que parecía. 

Noticia

Las 25 cosas más ficti de los hombres

Las mujeres no somos las únicas ficti, los hombres también hacen unas cosas que solo las entienden ellos y nadie más, se quejan de que somos unas indecisas, locas, showseras, etc, etc, pero no se quedan atrás. No quiero decir que todos son iguales, porque eso ya suena muy cliché, lo dejaré en que la mayoría de hombres con los que he tratado se pasan de ficti, aquí van las razones:

1. Se ponen a pedir tiempo cuando ya tienen más que claro lo que quieren o salen con el discurso barato que no son la persona apropiada. No sé cuál es el problema de decir: “ya no la quiero, me gusta otra, me aburrí”,  tengan pantalones y por favor ahórrense el show.

2. No sueltan una hasta que ya tienen a la otra agarrada, eso es típico.

3. Van a jugar fútbol y después a tomar pola, ¿será por la ley de compensación? Además no falta el que está oxidado, va y se excede y al otro día está sin poderse mover.

4. Dicen ‘te amo’ sin sentirlo, como por costumbre, para que la vieja no les dé cantaleta. Digan lo que sienten y seguro se evitarán un montón de problemas y lágrimas.

5. Se toman fotos en el GYM y de sus músculos para presumir en redes sociales.

6. Piensan que si  una vieja les habla es porque se está muriendo de amor y quiere que le hagan la vuelta, y no, quizá solo lo quiere conocer porque le gustó algo, pero usted con ese pensamiento daña todo.

7. Aseguran que se arreglan muy rápido y tienen peinados  que parecen relajados, pero la verdad es que duraron una eternidad frente al espejo para lograrlo.  

8. No son claros. ¿Si no les interesa una vieja para qué le hablan, le dan ‘like’ a todo lo que pone en redes y le siguen la corriente? Sean directos desde el inicio, digan qué es lo que quieren, nosotras entendemos.

9. Ahora que la barba está en furor todos quieren tenerla, pero hay unos que se dejan una barba con 3 pelos y llena de parches, no hagan eso, desistan.

10. Se las dan de desinteresados con la que no toca, le dicen que solo están encuentados, sin título, sin compromiso, y después cuando ven a la vieja en cuestión cuadrada y feliz resulta que sí la querían en serio.

11. Ficti, muy ficti que le caigan a varias viejas al tiempo como por ver cuál cae y  lo peor es que tienen el descaro de decirles a todas lo mismo.  

12. Niegan a la novia o al cuento para lograr algo con otra vieja y después salen con un chorro de babas.  

13. Olvidan las mentiras que se inventan y eso es un grave error, parece que no conocieran cómo somos las mujeres, nosotras tomamos notas mentales, no sean brutos.

14. Les da gripa y hacen tremendo show, parece que tuvieran una enfermedad terminal.

15. Hacen falsas promesas, les encanta prometer todo lo que no pueden cumplir. Si quieren lograr un objetivo es más fácil y honesto ser claros con las intenciones desde el principio, por aquello de jugar el mismo juego.

16. Son tan descarados que pueden proponerle a una vieja que si les da una oportunidad dejan a la novia. Si es mujer y está leyendo esto, por favor no caiga en ese juego, si le dice eso a usted cuando estén cuadrados fijo va a hacer lo mismo con otra.

17. Se dejan influenciar por los amigos de una forma absurda, por ejemplo: están saliendo con una vieja que les gusta y le muestran una foto al amigo, si este les dice que está fea, fijo se les va todo el gusto y ya le empiezan a hacer el feo. Eso es pura y física falta de carácter, la vieja es para usted no para sus amigos.

18. Hay unos con espíritu exhibicionista y les da por tomarse fotos sin camisa y lo peor es que las comparten en redes sociales, lo que no saben es que parecen puro galán de vereda.

19.  Esos que le hablan a la ex cuando están desparchados a ver qué les suelta, si ya se acabó para qué hacen eso, asuman las cosas, aprendan a cerrar ciclos. No sean ficti.

20. Creen que por tener carro todas las viejas van a estar detrás, no faltará a la que si le guste mucho la gasolina, pero a las mujeres que valen la pena no les importa si tienen o no.

21. Dicen en público que una vieja es guisa, pero le dan like a todas las fotos y cuando se emborrachan la buscan para hacerle la vuelta.

22. Son cobardes, se pierden de la noche a la mañana sin decir por qué.

23.Dicen que las mujeres son las chismosas, pero ellos no se quedan atrás, se cuentan todo con detalles.

24. Parece que les duele aceptar que otro man aguanta, que es simpático, como si por admitir eso se restara su hombría.

25. No faltan los que siguen siendo unos machistas que creen que las mujeres son el sexo débil y que sin un macho al lado no somos nada. 

Noticia

Tips para no caer en la friendzone al conquistar por Whatsapp

Por Jaime Espitia

IG: jaimeandresespitia

Una amiga, a quien mantendré en el anonimato para proteger su integridad, salió hace algún tiempo de una relación de varios años, por lo cual al aterrizar nuevamente los pies sobre la tierra y bajarse del bus del amor intentó enfrentarse a la conquista, pero rápidamente notó que había olvidado cualquier estrategia para caerle a alguien, pues la última vez que lo hizo no existía aún Whatsapp y ahora debía medírsele a ese reto. Ella me pidió consejos para hacerlo,  lo que me hizo caer en cuenta de que al igual que ella, muchos se encuentran afrontando esta vuelta. Caerle a una persona por este medio representa un par de dificultades.

No podemos dejar de lado esa satisfacción de obtener el número de la persona que a uno le gusta, ni siquiera pa´ llamarlo sino para agregarlo a Whatsapp y hablarle inmediatamente. El problema está en cómo hablarle, cómo hacer para que coja las indirectas y no lo ponga en la friendzone. El miedo más grande radica específicamente en que la persona de la que uno está tragado no sienta lo mismo, que no sea recíproco o sencillamente que no exista compatibilidad en la conversación; es muy distinto hablar en persona que por chat, eso debe estar claro, esa atemporalidad de la mensajería le rompe la testa a uno, porque qué mamera estar esperando a ver si la persona le responde o no y uno sufra, ármese mil películas como “no, no quiere hablar conmigo”, “ahh, con que me está ignorando”, “fijo debe estar hablando con otr@s” o con la que uno se consuela “no, es que debe estar ocupad@”, lo peor de todo es que aparece conectada la persona y tras del hecho uno reviéntese la cabeza pensando cómo o qué responder.

Vayamos por los pasos tras guardar el número de la persona:

Entre a Whatsapp y póngase a stalkear el contacto

Usted entra a la aplicación, mira su foto a ver qué tal sale, si le favorece la cámara o no, en pocas palabras si es fotogénic@. Tenga muchísimo cuidado de no darle la opción de llamar porque qué boleta, de primera ya queda como la persona intensa y perdedora, sin mencionar que resta puntos.  

Proceda a saludar

Utilice un simple “hola”, evite usar halagos que engrandezcan a la persona, claramente me refiero al inicio, ya después si quiere y si es mutuo estará bien. Intente no ser empalagoso y confianzudo si la otra persona no se ha abierto por completo a usted. Si va a acompañar el saludo con un emoticón, que sea el indicado, que no se preste para malinterpretaciones.

 

Ruegue a Dios para que no lo dejen en visto

Primero que todo sea usted mismo, no aparente ser quien no es, pues de ser así tendrá que sostener una mentira quién sabe por cuánto tiempo. Como bonus intente cambiar seguido su foto de perfil, sobra decir que ponga en las que mejor salga. Y con respecto al visto, rece 3 Ave María y 5 Padre Nuestro para que no lo dejen en visto, porque ahí sí perdidas, mijo.

La regla del visto

La persona que deja en visto a la otra es quien tiene  que retomar la conversación, no se vaya a poner de intens@ a intentar sostenerla porque uno no sabe si no le genera ganas de hablar a la persona o simplemente no puede responder por equis razón.

La última conexión

Evite mirar la última vez que esa persona se conectó, porque puede que esta se haya conectado y no hubiese abierto su mensaje, eso solo lo atormentará. También sálgase del chat cuando aparezca “escribiendo…” si no va a quedar como un maniático.

Buena ortografía

Si usted es malo para la ortografía, por lo menos sáquele provecho al auto corrector de ese Smartphone. Aunque a muchos no les interesa, créame que es muy bueno redactar con buena ortografía, no solo luce mejor sino que además no atropella al idioma y se puede notar su educación. De paso intente enviar todo lo que escribe en un solo mensaje, me refiero a que no haga esto:

-       Yo estaba en el                                         

-       parque, cuando

-       de repente sentí que alguien

-       me llamó

Lo que debe hacer es:

 

-       Yo estaba en el parque, cuando de repente sentí que alguien me llamó.

De no ser así, lo que hará será romperle el celular a punta de vibraciones.

 

Para no dejar morir la conversación de un día a otro

Haga lo posible por no despedirse, simplemente quédese dormido y responda al despertar, así tendrá la excusa de “disculpa, me quedé dormido” y continúa la conversación. 

 

 Ahora no tiene excusa para no hablarle a esa persona de la que está tragado, siga estos pasos, disfrute, no sufra si tarda en responder. A mi amiga ya le está funcionando, así que recomendado; sin embargo, lo que sí le puedo confirmar 100% es que lo que es pa’ uno es pa’ uno. 

Noticia

DOBLE U

Como es más fácil ver las ridiculeces ajenas les preguntamos a nuestros lectores en redes sociales ¿Cuál es el personaje famoso más ficti? Estas fueron las respuestas:

Andrea Galvis

Arnold schwarzenegger. Me parece ficti que le hayan hecho tantos Terminator y sale en todas las películas…Hasta la vista baby.  

Andrés Felipe Chía

Hugh Jackman. Le pagan millonadas para ser Wolverine, por ser el perfecto personaje pero se piensa retirar de la saga de X-Men sin que la producción o directores decidieran.

Andrés Torres

Los famosos más ficti son el Fuicioso y todos esos que salen a la fama por estupideces en redes sociales.

Daniela Catalina

Kim Kardashian. Porque gasta millonadas en cosas tan tontas, además de siempre vestirse con cosas muy feas.

@ger_polo

 Sylvester Stallone. Porque ya está muy viejo para seguir haciendo cosas como en Los indestructibles.

Javier Valderrama

El actor más ficti es Steve Buscemi, empezando por su particular cara (más para Hollywood).

@mayre03munoz

Jota Mario. A pesar de ser uno de nuestros famosos más reconocidos, sus parlamentos no tienen nada de gracia ni seriedad :(.

Mitchalmonacid

¡Justin Bieber!.. ¡Chino, le quedó grande ser famoso y tener plata!...

Natalia Suarez

 Kylie Jenner. Por plástica.

Noticia

Realidad Aparente

Por: Carolina López

@carobot76

Es navidad y tengo la idea de ir al Sanandresito de San José a buscar un juguete para mi hijo. Espero encontrar un original más barato o al menos alguna rareza china sin tanto plomo en la pintura. Confieso que me gustan estos templos al ecumenismo estético, donde se consigue y se ve de todo; pocos ecosistemas reúnen fauna tan variada y de tan diferentes estratos, y lo kitsch, lo pirata, lo ilegal y lo auténtico contrabandeado, tienen su lugar justo en el mundo.

Llego por el lado de los locales de lechona y resisto la probadita. Caigo eso sí con el sánduche de pernil y no solo yo, también una señora estrato seis mal camuflada en una sudadera. Luego tomo camino por los locales llenos de pantalones levanta cola, sin bolsillos claro, y me detengo en una vitrina donde se exhiben unas sandalias con un diseño holístico que quita el aliento: la generosa plataforma en plástico transparente e incrustaciones doradas, el cuerpo de cuero con taches brillantes, y los amarres, al estilo romano, de jean, con unas cuantas perlas aquí y allá. Mi curiosidad morbosa de saber quién se las pondría es de inmediato saciada. Una señora de pantalón blanco corto forrado y con el cuerpo de doña Tremebunda, se las prueba dentro del local. Se ve dichosa. Sonrío. Eso es otra cosa buena de este tipo de sitios, son socialistas, y hay para todos.

Sigo mi camino entre el tumulto de compradores y me cruzo con un traqueto de corte militar, zapatos finos y camisa polo original. Su cadena de oro gruesa como un dedo sale a la perfección con sus escoltas y la camioneta blindada que tiene detrás. Habla muy concentrado por celular, se ve dedicado. Le concedo que se tome en serio su labor delictiva, y no como otros criminales que se la pasan en el Congreso, durmiendo o viendo porquerías todo el día. En medio de estas positivas reflexiones llego por fin a los locales de juguetes donde casi no hay por donde andar de lo repleto. Me recibe un diligente mami ¿qué es lo que busca? Le tengo la tortuganinya –así, pegado- la raquetachina, el tranformer, la princesasofía, el Kunfupanda… Se ven bonitos los juguetes, aunque a leguas se vea la mala calidad de las impresiones y lo hechizo de los mecanismos. A nadie parece importarle, hordas de gente salen con las clásicas bolsas de basura repletas de compras. Yo me fijo en un Buzz Lightyear que me mira sonriente y la mujer me lo enseña entusiasta. Está bien hecho, para qué, aunque la caja diga ToyStory 4 y tenga los pies muy grandes. Entonces oprimo el único botón que tiene y me desencanto: en vez de “al infinito y más allá”, se escucha una sirena estridente y una ráfaga de balas. Por ese detalle mi hijo se daría cuenta de la estafa. Aunque lo descarto, al final también yo salgo de ahí con una bolsa negra. Y es que lo ficti se vende bien. Y no sólo en el comercio popular, también en las redes sociales, en la publicidad, en la política, y en casi cualquier esfera humana.

Mucho de lo que hoy circula como auténtico y verdadero, es vergonzosamente falso, e igual que con los juguetes piratas, no parece importar demasiado. Hay además ahora toda una narrativa de lo espontáneo y de lo natural, contado en una puesta en escena cuidadosamente cotidiana. Casi todo el contenido al que accedemos viene delicadamente producido, incluso las sátiras al mismo. Mire la última campaña de una reconocida marca de jabón en la web o las fotos de matrimonio de algún amigo recién casado. También puede revisar las fotos de perfil de sus conocidos –o a lo mejor las propias– donde no faltará la corrección de color, la pose sexy a lo Kardashian, el gesto de what? a lo Justin Bieber, la taza humeante de café a través de una vitrina o los brazos cuidadosamente dispuestos para dejar ver bien los tatuajes; todo un poco como en las imágenes de la Sociality Barbie, que tenía millón trescientos y pico de seguidores en Instagram. Vaya uno a saber cuantos entendían que el asunto era una burla a la estética hipster, o si simplemente daban like porque les gustaban las fotos.

Esta edición explora los varios lados de lo ficti y a propósito del tema, vale la pena recordar lo que dijo hace más de sesenta años André Gide: es mejor ser odiado por lo que uno es, que amado por lo que uno no es. Aunque bueno, se nota que el Nobel vivió en un tiempo más honesto que el nuestro y que nunca tuvo Facebook. 

Noticia

Con los dedos en la boca

Por: Blanquita

Encontrar un trabajo digno en este país es una cosa muy berraca. No quiero ser pesimista ni meter terror, pero esas ofertas laborales de ahora asustan, por todo y todo. Lo común es encontrar ‘oportunidades’ como: Se busca profesional recién graduado, con experiencia mínima de 5 años, creativo, bilingüe, horario de 8am a 6pm, sueldo de $900.000 a $1.200.000 a convenir según experiencia, tipo de contrato: prestación de servicios. Esta última parte es la más deprimente porque no hay cosa más ficti que ese tipo de contratación, que ni contratados ni contratistas se toman en serio.

Cuando uno se enfrenta al mundo laboral se encuentra contratos con todas las de la Ley y otros por prestación de servicios que son de carácter civil. Esto quiere decir que si le ofrecen un contrato laboral, le van a pagar todo lo de ley: el 8% seguridad social, el 12% del aporte a pensión, cesantías, prima, vacaciones, y que el día que renuncie lo van a liquidar; por supuesto usted va a tener un jefe y un horario, un trato justo. Pero si su contrato es por prestación de servicios, implica que debe pagar la totalidad de salud y pensión, 12.5 % y 16% respectivamente, y que no va a estar subordinado a un jefe; tampoco tendrá hora de entrada y salida, y solo deberá cumplir con el servicio que se comprometió a dar en el tiempo establecido.

El esclarecimiento anterior es necesario para explicar la moda de contratación en Colombia, que es un salpicón entre los dos tipos de contrato en donde el que lleva todas las de perder es el trabajador, porque cuando las empresas lo eligen le dicen que lo van a contratar por prestación de servicios, le comunican que tendrá un sueldo fijo, pero debe pagar su salud y pensión, y eso sí, que el horario es de 8:00 am a 6:00 pm. Ni se le ocurra llegar tarde o irse antes de la hora de salida porque va a tener a la de recursos humanos respirándole en la nuca y a su jefe también, porque va a ser un subordinado con derechos de esclavo.

No estoy en contra del contrato por prestación de servicios, me parece genial si se cumple a cabalidad, como es. Me parece lo máximo que me paguen por mis servicios y no tener que estar encerrada en una oficina, aunque ya haya terminado mi trabajo.

Sería ideal poder trabajar desde Cartagena porque encontré unos tiquetes baratos, se me da la gana irme a dar un paseo y no tengo un jefe a quien pedirle permiso, porque yo soy mi propio jefe. Pero a lo que le digo NO rotundo es a que me esclavicen a cambio de nada. Esa es una vagabundería que el gobierno alcahuetea y que uno mismo acolita con la excusa de que no hay trabajo, o de que debo Icetex y si no acepto eso nunca voy a tener experiencia. Ahora bien, es entendible porque la mitad de la población juvenil de 14 a 28 años está desempleada; según estadísticas del DANE, el 32,2% de la población apta para trabajar son jóvenes y de estos, el 15,4% está sin empleo.

Las empresas creen que se pueden aprovechar de la necesidad, porque fijo si no acepta la oferta detrás suyo hay una fila grande dispuesta a todo. Pero si se va a dejar marranear de esa forma por lo menos conozca sus derechos. El contrato por prestación de servicios con responsabilidades de trabajador es ILEGAL, pero la realidad es que ese es el tipo de contrato que tiene gran parte de los colombianos, porque, seamos sinceros, como dice el adagio popular “la necesidad tiene cara de perro”.

Noticia

ASÍ VIVIÓ EL CONCIERTO DE COLDPLAY UNA FAN

Por: Pepa Pe

Advertencia:

Absténgase de leer el siguiente artículo si usted es de los mamertos que dice ¡ay pero es que solo son buenas las canciones viejas!, ¡ay es que ahorita eso es solo “pop”!, ¡ay pero quién se gasta toda esa plata en severa banda tan gay! De verdad. No lo hagan. Ni se molesten, porque a la que escribe esto sí le gusta, mejor dicho, yo solo vengo a contar cómo fue la cosa.

Me encantaría que este fuera un artículo escrito por una persona que vivió el concierto pegada a la baranda y a la que le cayó el sudor del vocalista, pero soy solo una gran fan que ahorró tanto como pudo para ver a una de sus bandas favoritas en el mundo.

No hubo mucha novedad en la logística. Ya saben, retrasos, gente aburrida a la que después de tres horas de espera ya se le acaba el tema de conversación y solo intenta agarrar señal para subir un Snap, todos preguntándose para qué servía esa manillota que recibimos a la entrada, ¡joder, si supieran todo lo que hizo esa manilla! pero les cuento más adelante.

A pesar de que Elsa y el mar estaba programada para salir al escenario a las 6:30 hubo un retraso de más o menos una hora, aun así Elsa salió a cantar con toda, como siempre. Acto seguido, la increíble Lianne La Havas nos dejó a todos con la jeta abierta y babeando, y si no me creen escúchenla ustedes mismos. Un show brutal, una banda del carajo y el vozarrón de esta mujer hicieron que la espera se hiciera corta y nos quedáramos con ganas de más, definitivamente Coldplay hizo la elección correcta.

De aquí en adelante se imaginarán, pero hay muchas cosas que contar, muchas quejas ridículas que no puedo evitar expresar. A las 9:00pm un discurso sobre la magia de la propia existencia resuena en el Campín y de momento: tómalo Bogotá, Coldplay aparece en el escenario, la gente se revienta en gritos y la pirotecnia ¡pum tas pum! Algunos no pudimos evitar soltar una lagrimita emocionada, otros la verdad estaban muy serios para ser “fans” de la banda, y uno que otro simplemente estaba embobado con el show de luces que adornaba el estadio completo.

Si alguna vez ha visto por la tele o en YouTube un concierto de Coldplay, su referencia será una farra con luces de muchos colores, globos gigantes y Chris corriendo como un loco desesperado por todo el escenario. Pues bueno, aquí no tuvimos nada que envidiarle a esos conciertos, así tal cual como lo pintan fue: Una tarima sencilla pero llena de color y una especie de pasarela que llegaba hasta la división entre VIP/Platino y General. El man se la gozó y hasta se resbaló un poquito en medio del desfile y el baile. Si le pasa a las modelos de Victoria’s Secret por qué no le puede pasar a él, ¿no?

Bueno, pero lo importante es que hubo un Line Up muy equilibrado, le dieron gusto a los fans vieja escuela y a los que hasta ahora llegan a su música. A continuación queridos lectores, las canciones y sus respectivas descripciones (me perdonan si se me escapa alguna de la que se hayan enterado, la emoción no me deja recordar algunas cosas):

A head Full of Dreams:Como era de esperarse, esta fue la canción que abrió el concierto. Yo estaba que me orinaba de la emoción ¿y qué?, pero hubo gente (y mucha) que ni saltó. Es una lástima, porque quiere decir que no le han puesto mucha atención al último álbum. Sin embargo, aquí nos dimos cuenta de que las manillas armaban un show de luces que nos dejó bobos a todos. Como si jamás en la vida hubiéramos visto lucecitas de colores.

Viva La vida:El estadio ya estaba full de papelitos de colores y bombas rebotando en las manos de los fans que hacían mover hasta las gradas de la saltadera, “¡qué chimba!” se escuchaba por ahí, y desde el escenario los genios que controlaban las luces de nuestras manillitas se pegaron una soyada increíble jugando con ellas.

Fix you: Estos manes se van a la mitad del estadio usando su pseudo pasarela y tocan la canción con la que chilló el 90% del estadio. La canción que me ayudó a entender que la vida no funciona a punta de cosas bonitas y a aceptar que está bien llorar cuando siento que debo hacerlo. Un show sencillo, todos haciendo amistad con la oscuridad.

 Everglow: Después de desaparecer del escenario principal por unos segundos (aunque no recuerdo bien si fue en esta canción pero igual les cuento de una vez), el estadio entero casi se desmaya al ver que estos manes salieron de la nada en un mini stage ubicado en la mitad, literalmente en la mitad de gallinero —perdón, de la localidad general— diciendo que ellos estaban demasiado lejos del escenario y que esa era su manera de sentirlos un poco más cerca. ¿Ah? ¿Qué tal el divino del chris? ¡¿Cómo va a hacer eso y no se va a dejar sampar un pico en esa jeta?! Todos quedamos matados.

The Scientist: Bueno, los que no corearon esta canción a grito herido no tienen corazón. Es un hecho. Bogotá entera tuvo que habernos escuchado, estoy segura.

The Hardest Part: Debo confesar que no podía creer que hubieran tocado esa canción y fue brutal la manera en la que la anunciaron. En las pantallas se proyectó un video de Instagram en el que una fan le dice a la banda que ama con su vida esa canción y quiere escucharla en el concierto, toma lo tuyo querida fan, y yo me rompí a cantar como loca. De nuevo, una canción que casi nadie conocía, pero que amé escuchar.

Us Against the World: Aquí se puso cursi la cosa y los bobos enamorados nos abrazamos al amado en cuestión para chillar otro poquito. Luces bajas y manillitas que se movían sin parar hicieron el escenario perfecto para los amores en el estadio.

 Hymn for the weekend: Creo que todos por dentro tuvimos la esperanza de que Beyoncé saliera de la nada a cantar, pero claramente no pasó. De todos modos el suelo volvió a temblar porque esta sí se la sabían todos, de nuevo la pirotecnia, de nuevo miles de luces y nosotros con la voz vuelta nada, pero felices.

Paradise: De verdad quería verlos disfrazados de elefantes pero me conformé con lo increíble que es comprobar que Chris tiene un rango de voz incomparable. El corazón de todos se llenó y soñamos despiertos viendo cómo el estadio se convertía en tremenda fiesta.

Amazing Grace: Muy poca gente cantando pero ninguno se quedó quieto. Todo muy reflexivo, debo confesar que mucha gente estuvo dispersa pero no los culpo, es jodido concentrarse en una canción que no conoces. Como sea, a mí me pareció una chimba y punto.

Birds y Up & Up: De nuevo, no me canso de decirlo, me puso muy triste que tan pocas personas brincaran y cantaran en estas dos canciones, pero la energía de Chris en ambas, a pesar de ser tan diferentes, logró contagiar a muchos que nunca las habían escuchado.

See You Soon: Hasta anoche fueron diez años en los que la banda no había tocado esta canción, imagínense lo bonito que sentimos todos en el Campín cuando decidieron tocarla aquí, en la tierrita  de la papa. Luces apagadas, una guitarra electro acústica y la voz de este maestro de la música lo hicieron todo mágico.

Adventure Of a Lifetime: Creo que hubo un punto en esta canción en el que pude haberme ahogado porque no quería parar de gritar. El escenario estalló en luces, Chris corrió como loco fugitivo por todo lado, saludó, ¡nos saludó! A los de arriba, a los de abajo, a los de atrás, al país. Definitivamente el show le hizo honor a la canción.

Magic: Una vez más cantamos todos, pero todos todos, porque el que no se sabía esta canción de verdad no sé para qué compraba la boleta. El estadio se puso de color azul y muchos no podíamos dejar de sonreír. Díganme tonta y poco recursiva pero sí, fue mágico.

 Clocks: “Youuuuuuuuuuuu, aaaaaaaaaaaaare” cantaban todos, otros decían otra cosa, y bueno, vale huevo lo que cantaran desde que se emocionaran. Casi tumbamos el estadio y seguro los que viven por la NQS  alcanzaron a cantar también, ¡era Clocks! ¡Joder! Y aún faltaba mucho más.

Yellow: Esta fue de las primeras que tocaron y a todo el mundo le dio un patatús, no sabíamos ni qué hacer, si gritar, cantar, llorar o decirle al de al lado ¡qué go#0%%3ª parce no lo puedo creer! De alguna manera logramos hacer todo eso.

 Every Teardrop is a Waterfall: La verdad es que en esta canción estaba demasiado emocionada, a veces cerraba los ojos para escuchar a Chris y tratar de creer lo que estaba sucediendo, llevaba años esperando el momento de escucharlo en vivo y no tengo idea de por qué, pero fue en esta canción en la que empecé a reaccionar. No me juzguen, soy una fan más.
              

Homenaje a David Bowie, Heroes: Así como lo leen muchachos, estos p*tos amos le hicieron un homenaje a Bowie y todo el mundo por poco se les arrodilla. Muchos no se sabían la canción pero seguro la habían escuchado y entendían el significado que tenía. Corto pero sustancioso, estallamos en aplausos y halagos.

En conclusión, Coldplay es pura calidad.

Si no pudieron verlos esta vez por favor rueguen que vuelvan pronto, es una experiencia que deben vivir, y si pudieron ir restriéguenle a todos en la cara que fueron, es algo de lo que vale la pena chicanear y un motivo para sentirse “el más de los mases”. 

Noticia

El SITP, una selva de raros comportamientos

Por Jaime Espitia

IG: jaimeandresespitia

En la semana cojo aproximadamente 15 buses, de la casa al trabajo, del  trabajo a la universidad, de la universidad a la casa, de mi casa a la de mi novia y viceversa, así transcurren mis horas extracurriculares. Invierto casi 14 horas en tales recorridos, por lo cual tengo suficiente tiempo para fijarme en algunas cosas que hacen las personas en el bus. ¿Qué historia habrá detrás de cada quién? Están las personas que sonríen, las que lloran, las que se duermen, las que van molestas, las boletosas, las que creen que salvan el mundo al ceder el puesto, las rabonas, las malditas, las ordinarias, las que en vez de decir “permiso” van metiéndole el codazo a todo mundo, las que destapan la coquita con el pollo sudado y dejan el bus oliendo a baño público en Rock al Parque, las que piden pasaje porque al pasar la tarjeta sonó esa voz que lo hace quedar a uno como un pobretón, “saldo insuficiente”, bueno, yo estoy entre esos, aunque no sé cuál es peor, si esa o la que dice “recargue su tarjeta antes de la siguiente subida”.

Entre tantas personas y con tantas expresiones es normal imaginarme posibles historias.

La señora que abre la coca con el pollo sudado

Alguna vez me dirigía hacia la universidad, eran las 8:00 am, el bus iba llenísimo, en un momento una muchacha se paró e inmediatamente me senté en ese puesto, porque no crean, el hecho de que sea joven no implica que no me canse. Junto a mi estaba sentada una señora de unos 45 años, quien tenía cara de “nada me importa”, hasta ahí normal, respetable su expresión. De su maleta sacó una bolsa en la que llevaba una coca envuelta en papel Reynolds, retiró el aluminio y la abrió. Severo aromatizante casero que impregnó todo el bus con olor a pollo, papita y arroz, quedé mareado inmediatamente, con ganas de pedirle prestada la bolsita.

Mi explicación: La mujer salió con afán de su casa, porque se le hizo tarde al dejar listo el desayuno de su esposo e hijos. Entre ese corre y corre no tuvo tiempo de desayunar, así que una vez arreglada agarró las llaves y emprendió carrera a lo Usain Bolt al paradero. No pudo aguantar el hambre, así que descompletó su almuerzo mordiendo esa pierna de pollo para saciar su apetito.

El muchacho con saldo insuficiente

La semana pasada de ida hacia el trabajo, un muchacho se subió al Sitp, pasó su tarjeta “tullave” y ¡oh sorpresa!, sonó aquella muy decente dama cuya voz resulta temerosa y humillante diciendo “saldo insuficiente”, el muchacho sacó su billetera y buscó otra tarjeta que al acercar al lector también fue rechazada con la misma frase. ¿Qué le tocó? Pasar la pena, llenar los pulmones y decir fuertemente “Disculpen, ¿alguien tiene un pasaje que me venda?”, todos se miraron entre sí y no respondieron, lo cual fue un rotundo “no”, de esos mismos que le dice a uno la vieja que le gusta cuando la invita a salir. Yo le hubiese prestado, pero no tenía.

Mi explicación: La noche anterior al salir de clase de su universidad, el joven buscó junto a sus amigos el andén más cercano, se ubicaron allí,  hicieron vaca para el litro de guaro y probablemente él puso más que los demás de puro sobrado, cuando se bebieron toda la caja se dirigió al paradero, tomó el bus y el lector le prestó saldo, a lo que la máquina tras salvarle la vida respondió: “recargue su tarjeta antes de la siguiente subida”, el muy agradecido con la vieja del lector ingresó, al bajarse olvidó recargar o quizá ya todo estaba cerrado. A la mañana siguiente había olvidado que no tenía y aún peor que debía saldo, el resto de la historia ya la conocen.

La vieja que cogió de cama el bus

Todos en algún momento de nuestra vida hemos caído profundos en el bus, dominados por esa sensación de cabeceo en la que uno lucha contra la gravedad. Bien, iba una vieja sentada en el último puesto de la parte trasera y contra la ventana, redondeaba los 20 años de edad, llevaba los ojos rojos e hinchados, sinceramente lucía desastrosa. Yo iba de pie con una maleta un tanto pesada, mientras esperaba que alguien se apiadara de mi sufrimiento y me dijera: “joven, ¿le colaboro con la maleta?” pero, como acá a la gente le vale huevo, no fue así. Me dediqué a observar a la chica e intentar tapar mi boca para que no vieran que me estaba riendo de ella. Su cabeza estaba apoyada en la parte superior donde finaliza el espaldar al mejor estilo de Regan MacNeil en El Exorcista y llevaba la boca abierta mientras levemente escurría la baba como grifo del agua que uno deja entre abierto. Quienes hemos montado en bus sabemos que algunos conductores manejan un poco ordinario, debe ser que se preparan para presentar casting en la próxima entrega de Rápido y Furioso, por lo cual en una brusca frenada la vieja se dio durísimo contra la manija con la que se abre la ventana, de inmediato se despertó y notó que yo la observaba, me hice el pendejo y volteé mi mirada.

Mi explicación

La vieja llevaba poco menos de 3 años con su novio, peleó hasta la madrugada por algún comentario pícaro o calentón que hizo una tercera en una foto del Facebook del man, ella luego de un día pesado al ver eso se armó una película digna de un Óscar y sin dejarlo explicar le dijo “me mamé de tanta huevonada suya, váyase con esa vieja, terminamos”, chilló tanto de la rabia y tristeza que quedó profunda. Al despertar sus ojos se encontraban vueltos miércoles, se levantó sin haber dormido mucho, se “arregló” y salió a coger el bus, allí con su mirada perdida y desconcertada intentó recuperar algunos minutos de sueño hasta que el golpazo la interrumpió.

El man que pone música en altavoz

Iba de regreso a mi casa luego de un día muy soleado, tuve que caminar por toda La Candelaria, había olvidado aplicarme bloqueador, y llevaba el cuerpo incendiado. Me subí al bus y ¡Oh, bochorno, cuánto me hacías sudar! Poco a poco me enfurecía más, pero al menos iba sentado. En cierto punto del trayecto se subió un man, se sentó, sacó su celular y puso perreo intenso pa’ todo el mundo a lo que daba el altavoz que incluso sonaba distorsionado. Claramente a todo el mundo le molesta, eso creo yo porque a mí eso sí me saca de quicio. Pensé en levantarme, mirarlo, lanzarle mi celular, que ojalá hubiese sido un Nokia 1100 para volarle los dientes y decirle “use audífonos, imbécil”, pero si hacía eso fijo me salía bien ñero y no. No entiendo por qué hacen eso, por qué no se compran unos audífonos de 3 lucas y ya, todos felices.

Mi explicación

Era un petardo. 

Noticia

PinochO existe, pero es mujer

¿Qué hacer cuando le dicen: “Tengo algo que contarte, estoy embarazada”? Si usted no lo sabe, yo menos. Solo puedo decirle que es sentir el mundo caer ante la impotencia de no saber cómo reaccionar. Bueno, eso era lo que creía cuando Juanita, la vieja con la que salía, me soltó tremenda declaración, sin anestesia, la cual quebrantó por un momento todos mis sueños e ilusiones.

En algún punto de mi vida conocí a Juanita, una persona que desafió mi capacidad de asombro, una mujer entre lo interesante y lo rudo, cuyo corazón parecía más frío que el iceberg que hundió al Titanic, pero que muy en el fondo era tan solo un blindaje para no demostrar sus debilidades, defectos y dolencias. Como amante del riesgo decidí seguirle los pasos a lo indebido, aunque el presentimiento me advertía hice caso omiso. Siempre he considerado que tengo un sexto sentido que me  permite saber cuándo terminaré sufriendo.

Esa vieja me cautivaba con sus anécdotas, parecía más aventurera que Indiana Jones, hablaba más que operador de call center, sus proyectos de vida me deslumbraban y generaban ganas de permanecer ahí, aunque yo cuando hablo no puedo detenerme, eran pocas las palabras que mencionaba, me dedicaba simplemente a escuchar sus pendejadas, a creer en ese mundo fantasioso que derivaría en dolor, era puro realismo mágico al mejor estilo de García Márquez.

Desde el inicio fue caótico caminar junto a ella; sin embargo, creía en sus “te quiero”, supongo que mi credulidad era de altos porcentajes. Se convirtió en una constante despedida, en un “ni contigo ni sin ti” al cual yo accedía. “No eres tú, soy yo”, es la frase que suelen decirle cuando lo quieren dejar pero no saben cómo. Cada día me encariñaba o encaprichaba más, no sé, pero cuando ella decidía partir de la noche a la mañana a causa de sus inseguridades, me hería, probablemente por costumbre, ni siquiera era por amor. ¿La quise? Sí, ¿la amé? No. ¿Ella que me quiso? No sabía ni lo que quería, entonces como que no. Yo era en su vida como ese trofeíto que le encantaba mostrar.

El punto es que cada vez que me terminaba se inventaba un cuento distinto: “saldré del país en un mes y no podemos estar juntos, no quiero hacerte daño”, “me voy para Inglaterra a estudiar inglés”, “me voy a ir a vivir a Cartagena”, a lo cual yo quedaba atónito. Fue una constante de mentiras, una incertidumbre cada mañana al despertar y pensar en cuál razón elegiría para dejarme esta vez, ese vacío que uno siente en el pecho, ese mismo que dan como ganas de vomitar. En un punto sus historias se volvieron épicas, más indestructibles que Chuck Norris y Bruce Lee juntos, aunque cada vez le comía menos el cuento.

Recuerdo haber salido con Juanita un día a cine y cruzarme con mi mejor amiga de aquel entonces, retirarme un momento para saludarla y volver, a lo que recibí estas palabras: “imbécil, como si yo no supiera que usted se la pasa saliendo con esa sonsa, paliducha, vaya con la estúpida”, y yo, asombrado, le respondí: “¿de qué habla? Es una parcera a quien conozco desde mis 7 años, no la veía hacía más de un año, ¿cómo no iba a saludarla?” Bueno, se regó como verdulera al armarse todo un video en su cabeza de algo que no existía, parecía toda una guionista escribiendo películas, si la conversación hubiese tenido subtítulos habrían sido así: “sfg%&/@”. Sinceramente no recuerdo qué le dije en cierto punto, pero a lo Rocky Balboa sacó la mano y ¡pum! golpe al mascadero. No me contuve y lo primero que expresé fue un madrazo –lo siento, no pude resistirme– a lo cual recibí un nuevo totazo en la cara. Si me hubiera visto a un espejo habría notado cuán rojo me puse de la ira, sentía calientísimo el rostro, lo único que le dije fue “váyase”. Me perdí una semana, no le contesté, no respondí ningún chat, a ver si aprendía la lección. A la semana volví a verla y adivinen, olvidé lo ocurrido y continuamos. Debí haber parado ahí.

Un jueves en la tarde fui a su casa y entre nuestra charla mencionó esa frase asesina, “no me llega”, quedé impactado, anonadado, mis sueños cayeron como una hilera de fichas de dominó. Procedí a comprar en la droguería más cercana 3 pruebas de embarazo, correr de vuelta a la casa de ella, dejarlas e irme a la mía. Horas más tarde me escribió por el entonces PIN de Blackberry a darme una pésima noticia, las pruebas habían resultado positivas. Supongo que la única canción que podía acompañar la banda sonora de mi vida en ese momento era Somos Tres de Franco de Vita, la escuchaba todos los días hasta un punto en que mi mamá me cuestionó sobre el porqué escuchaba esa canción y le terminé contando, pensé que me iba a matar a punta de chancla, pero no, me ofreció su apoyo. Retomando, yo no podía quedar con la duda, por lo que le pedí el favor de que se realizara una prueba de sangre, a la cual no pude acompañarla. Cuando salió el resultado y me lo mostró, efectivamente era cierta la noticia. Pasé un buen tiempo sin poder dormir bien, pensando hasta en un posible nombre para el nuevo ser.

Un mes después con el problema aún sin solución, discutimos fuertemente. Juanita de un día a otro me sacó por completo de su vida, me bloqueó de todas sus redes sociales, no me contestaba al teléfono fijo, apagó su celular, intenté buscarla en su casa pero no me dejaban entrar al conjunto, claramente por órdenes de ella misma, yo llegaba a la portería y el celador que ya me conocía me decía “no, joven, usted no puede entrar acá, por favor se retira”. Pasé un mes en esa búsqueda, en ese intento de contactarla pero me fue imposible. Al mes me encontré a un familiar de ella que estaba enterado de la situación, con quien dialogué sobre el tema y me comentó lo que sucedió realmente: Nunca estuvo embarazada, las pruebas fueron falsas, se las realizó a una amiga de ella que sí estaba embarazada y actualmente tiene hijo, nunca existió un viaje del estilo que ella contó y mucho menos una vida como la que intentaba mostrar a los demás. Fue en ese momento cuando supe que había salido con una mitómana, con una persona que amaba mentir y lo peor de todo es que ella misma se creía sus mentiras, simplemente disfrutaba el hecho de armarse cuentos y mostrarse como un tipo de persona muy interesante al que no le importaba las consecuencias de sus actos. ¿Por qué me dejó? Porque quería una nueva persona en su vida para poder probar mentiras más ingeniosas, creo yo.